ıllı Utilización de medias móviles » Análisis de la eficacia↓

Llamamos media móvil a una media sobre un grupo de valores (volúmenes, precios…) con la singularidad de que para efectuar su cálculo se trabaja sobre un número concreto de datos (no de días) que marcan la etapa. Los primeros datos van desapareciendo paulatinamente a medida que se incorporan datos nuevos, de esta manera se puede mantener siempre este período de cálculo.

Es necesario destacar, para empezar, que una media no predice nada, es un indicador seguidor, no un líder. Para predecir cómo van a comportarse los precios en el futuro, se pueden emplear las formaciones de precios chartistas, pero con las medias, lo que conseguimos es rastrear las huellas de la tendencia. Lo que es lo mismo, El cambio de dirección ya ha sucedido y tras este cambio la media evoluciona y lo verifica.

Plataforma Web

10$
Forex & CFD: DEMO GRATIS
Plataforma Web Fácil Usar
Chatear con otros traders

¡Broker Profesional!🔒

100
7 Regulaciones: MT4&MT5
Academia Aprendizaje Gratis
Vídeo Tutoriales + Ebook + Indicadores

Robot Forex🤖

25€$
¡Dinero Automático!
Retiros en 1 Hora
Diseñado para ganar para ti

Para poder obtener una visión más clara sobre la tendencia de los precios es necesario rebajar el “ruido” a través de la suavización de los precios que se consigue a través de las medias con el inconveniente de retardar la intervención en el mercado. Al ir incrementando los periodos de cálculo de las medias este retardo y la suavización se acentúan. En ciertos mercados será necesario utilizar periodos de tiempo muy cortos para así poder marcar los precios de la manera más cercana posible.

Es necesario el uso de múltiples datos para llevar a cabo la construcción de las medias móviles. Existen diversas formas de realizar los cálculos, principalmente se emplean los precios de cierre, pero también hay quien prefiere utilizar los máximos y mínimos de la jornada para esbozar medias móviles complementarias, e incluso se efectúa una operación sumando el cierre con el máximo y el mínimo, y dividiendo por tres y a este resultado se le aplica la media. El primer ejemplo es el caso más común. Las medias también se usan para otros casos como el volumen de contracción de acciones entre otros indicadores.

Hay que apuntar que esta media móvil tiene dos posibles deficiencias. La primera, es que no tiene en cuenta todas las cotizaciones anteriores, únicamente tiene emplea un tramo limitado de las cotizaciones. Y el segundo defecto que se le puede achacar es que ofrece idéntica importancia a todas las cotizaciones de la etapa, mientras que para diversos analistas se debe dar más importancia a las últimas cotizaciones.

Una tentativa de reparar el problema sobre la importancia de los últimos cambios es el uso de una media móvil ponderada; también podemos optar por usar la media móvil triangular, esta estipula la ponderación otorgando mayor importancia a la cotización central de la sección temporal elegida y disminuir simétricamente esta ponderación hacia los bordes de la etapa.

De esta manera, usando este tipo de medias se pueden salvar una de las críticas que se achacan a la media móvil simple, pero aún nos queda el inconveniente de que se calculan sobre una etapa concreta de datos.

Para intentar resolver de una sola vez las dos deficiencias halladas en la media móvil simple podemos usar la media móvil exponencial, esta media, pondera los datos de la que se compone teniendo en cuenta todos y cada uno de los datos a su disposición del valor que participan en el cálculo.

Da la impresión que con media móvil exponencial hemos encontrado la solución a todas las deficiencias halladas en la media móvil simple, por lo cual la media móvil exponencial es la que mejores resultados nos ofrecería y por tanto, no parece que haya motivos para usar ninguna otra. A pesar de ello, esto sigue siendo una teoría puesto que no se ha podido demostrar, a pesar de un cantidad ingente de estudios que se han llegado a realizar con la ayuda de ordenadores y procesos de optimización.

Tras tantos estudios la conclusión a la que se ha llegado es que aunque para determinados valores sí que ha sido de esta manera, para otros muchos el mejor resultado se ha logrado usando medias móviles simples y para otros usando las medias móviles ponderadas. Incluso para algunos valores el mejor resultado se obtiene mediante el uso de combinaciones de las dos, como sistemas de inversión. Finalmente, esta decisión, la de la elección de las tácticas de inversión, está en tus manos, con tus conocimientos y experiencias acumuladas deberás decidir que estrategia es la mejor para cada caso concreto.

Disponeos de varias técnicas y métodos operativos. La primera técnica empleada es la de una sola media móvil para producir señales de compra y venta.

Cualquier media móvil de las anteriormente mencionadas puede servir. Se computa con el cierre de la jornada y se dibuja en el mismo gráfico de cierre del valor. De esta manera la orden de venta aparecerá cuando los precios se muevan por debajo de la media y se la orden de compra se producirá los precios se hallen por encima de la media.

Algunos operadores, utilizan una táctica que consiste en esperar a que la media tome la misma dirección que el cruce del precio y es entonces cuando actúan en consecuencia, de esta manera, se consigue eludir las falsas señales.

Tras haber tomado esta primera elección, la de qué tipo de media debe ser la adecuada para trabajar, tenemos que determinar qué periodo de la media es el que debemos usar, este parámetro es incluso más importante si cabe que el anterior.

Para determinar qué periodo elegimos para desarrollar nuestra labor debemos tener en cuenta toda una serie de factores que, lamentablemente, carecen de reglas definidas fijas y apropiadas para todos los casos.

Al ser marcadores seguidores de tendencia y no líderes, estos, aparecen con retraso y dependiendo del periodo elegido pueden ir con mayor o menor retardo.

Para aprovechar la ventaja de seguir el precio de manera muy cercana a la media, algo que producirá muchos cruces, podemos utilizar una media a muy corto plazo, lo que significa una oscilación entre 4 y 10 días. Pero esto nos puede llevar a tener que estar constantemente operando con señales falsas algo que tiene un alto coste en comisiones, aunque cuando nos unamos a una buena tendencia, ésta se seguirá desde el inicio y se conseguirán muy buenos rendimientos. Lo ideal es lograr encontrar un periodo de compromiso en el que la media sea lo suficientemente sensible siguiendo los precios de muy cerca pero que al mismo tiempo la media no se encuentre demasiado perjudicada por el “ruido” azaroso de los precios.

Si esta última es nuestra estrategia, la de muy corto plazo, la media adecuada que tendremos que utilizar es la de periodo corto. Del mismo modo, si la estrategia de nuestra elección es a medio y largo plazo la media que más nos convendrá utilizar será una de mayor periodo.

Si nos encontramos trabajando en un mercado que se encuentre con un amplio rango de precios, pero que se mueven de manera lateral, la mejor elección es la de usar medias cortas, ya que estas nos permitirán aprovechar de manera más favorable las oscilaciones. En cambio, cuando nos encontremos con un mercado que se halle con una tendencia bien definida, la mejor táctica es usar medias de medio y largo periodo, ya que al seguir el precio de más lejos nos permiten seguir la tendencia a pesar de que haya correcciones menores en la tendencia, correcciones que en el caso de estar usando una media corta, nos forzarían a abandonar.

Las señales falsas, provocadas por las medias de corto periodo, producen una excesiva operatividad, que se pueden evitar con el uso de técnicas de filtro de señal.

Con el uso de una de esta técnicas de filtro de señal, se consigue que para que se de validez a la señal sea necesario que el precio cruce la media en un porcentaje determinado. Y en este punto nos encontramos con otro problema: el de determinar el porcentaje válido, si elegimos un porcentaje muy alejado esto nos hará perder oportunidades de inversión, pero si el porcentaje elegido se encuentra muy cercano seguiremos recibiendo falsas señales.

Algunos operadores prefieren usar otra técnica que consiste en que el cruce de precio sobre la media se produzca en toda la gama de precios de la jornada, lo que es lo mismo, la media es trazada sobre un gráfico de barras y esta debe quedar por debajo del mínimo de la jornada, cosa que produce una señal valida de compra, o bien, debe quedar por encima del máximo de la jornada lo que produce una señal valida de venta.

Otra técnica es la que consiste en que, usando el máximo y el mínimo del intervalo de precios como datos, se traza la misma media con el mismo periodo, con lo que obtenemos una banda y la señal para actuar valida es proporcionada al ser rebasados los límites e dicha banda.

Otro filtro que actúa de manera similar al anterior es el que consiste en crear bandas de porcentaje o volatilidad sobre la media dibujada. En el momento en que las bandas sean cortadas se dan las señales. Y si se dispone de la anchura suficiente para ser rentable este filtro puede también ser utilizado como canal de operación.

Teniendo en cuenta que la mayor parte de las falsas señales se suelen corregir en un intervalo de tiempo que oscila entre dos y tres días, podemos utilizar los filtros de tiempo como es  el de esperar este intervalo de tiempo para dar la señal por válida.

Otra opción posible para la táctica de usar las medias móviles podría ser el uso de una combinación de ellas. Esta opción genera un nuevo grupo de métodos y técnicas que se basan en estas medias móviles.

El método de cruzar dos medias móviles cada una de un periodo distinto, una de ellas corta y la otra larga, es el método más utilizado actualmente. Incluso tenemos la opción  de utilizar tres medias móviles, aunque su interpretación es prácticamente igual.

Y si hablamos del tipo de medias nos encontramos con todo un abanico de ellas, pueden ser las dos o tres simples, exponenciales, ponderadas o también una serie de combinaciones de los distintos tipos. La manera en cómo se presentaran las señales son las misma independientemente de la técnica que se use, la elección como en todos los casos, dependerá en gran medida de la experiencia de cada uno.

Tenemos dos métodos que puede poner en práctica estas técnicas que utilizan varias medias. El cruce doble es el primero de ellos, En este método son utilizadas dos medias de periodos distintos, una de más de veinte días, la larga y la otra, la corta, que es de menos de quince días. Puede utilizarse cualquier periodo, siempre y cuando haya una  separación entre ellas, puesto que los periodos mencionados son únicamente orientativos.  En el momento en que la media corta cruza en dirección descendente la media larga es cuando se producen las señales de venta. En caso contrario, cuando la media corta cruza en sentido ascendente la media larga, se producen las señales de compra.

La ventaja de este método es que nos permite estar siempre en el mercado, con una posición corta, de venta, o bien con una posición larga, de compra.

Con este método se logra reducir de forma significativa las falsas señales que se producen, el inconveniente es que estas señales van con un poco de retraso si lo comparamos con el método que utiliza una única medida.

También tenemos la opción de trabajar con el método que utilizando las dos medias simultáneas a modo de filtro, de esta manera hasta que el precio del valor se encuentre por encima o bien por debajo, según el caso, de las dos medias, no se tomará posición alguna.

La opción de usar tres medias en vez de dos nos ofrece la posibilidad de tomar posiciones intermedias mientras no tengamos el tercer cruce, de esta manera, en el momento de realizar correcciones  menores que detectamos en los alrededores de las medias más cortas tenemos una posición más reforzada. Por norma general, los periodos que tomamos en las tres medias suelen oscilar ente 5, 13 y 21 días.

Estas estrategias y métodos con medias móviles son de aplicación extensible a cualquier valor y mercado.

Estos métodos también se pueden aplicar a cualquier clase de análisis temporal, tanto con datos de tipo diario, semanal o mensual. Si usamos los plazos semanales y mensuales, los plazos de las medias tienden a hacerse más cortos.

En el Análisis Técnico, las estrategias de inversión reglamentadas que usan las medias móviles representan la aproximación más simple y efectiva que hemos conseguido hasta la fecha. Si hacemos un uso correcto y disciplinado de estas, nos proveerá notables aumentos en nuestros resultados de inversión.