Teoría de la Paridad del Poder Adquisitivo o PPA

Teoría de la Paridad del Poder Adquisitivo o PPA

Explicación sobre la teoría de la paridad completa

El proceso de globalización económica, entendido como proceso integrador por el que existe una tendencia a crear un solo mercado mundial, empezó tras la Segunda Guerra Mundial, pero vivió una aceleración en la década de los ochenta y en los 90 sobre todo debido a varios elementos:

Teoría de la Paridad del Poder Adquisitivo o PPA

Se redujeron las barreras comerciales y creció el comercio mundial.
Hubo un proceso de estandarización de los bienes y servicios, y se produjo una homogeneización de los gustos a nivel mundial.
El mundo se hizo “más pequeño” por la mejoras en las telecomunicaciones y transportes.
El fin de la guerra fría y la caída de la superpotencia comunista.
El Estado cada vez tiene menos presencia en la economía y se tiende a la privatización de la misma.

Partiendo de estas premisas, los bienes y los servicios debería costar lo mismo en cualquier parte del mundo en términos de cualquier moneda, por ejemplo dólares, yenes, euros, pesos, etc. La relación entre los niveles de precios de dos países y el tipo de cambio entre sus monedas se llama PPA, paridad de poder adquisitivo o paridad del poder de compra, una teoría creada por el economista británico David Ricardo, uno de los autores clave de la economía política clásica.

Según la teoría de la paridad del poder adquisitivo se afirma que los tipos de cambio entre las distintas divisas deben ser tales que permitan que una moneda tenga el mismo poder adquisitivo en cualquier parte del mundo. Por ejemplo si con 1000 dólares se puede comprar una televisión en los Estados Unidos, con esos mil dólares se debería poder comprar también en España, o Japón o en Timor Oriental.

El arbitraje internacional es el que garantiza que esta ley se cumpla:

El arbitraje internacional es una forma de operar que siguen muchos inversores y especuladores que vigilan los mercados internacionales en busca de gangas, entendidas como diferencias de precio entre dos mercados que permiten comprar barato en un sitio y al mismo tiempo vender caro en otro, con lo que se obtiene un beneficio sin correr riesgos.

Si se da el caso de que la paridad del poder adquisitivo no se mantiene, permite a los arbitrajistas realizar operaciones de compraventa y esta misma operatoria hace que el tipo de cambio se desplace hasta que se vuelva a cumplir esta ley de paridad.

Por ejemplo, suponemos que el tipo de cambio USD/JPY es 100, es decir, con un dólar se compran 100 yenes, y que un mismo automóvil cuesta en Estados Unidos 10.000 dólares y en Japón 900.000 yenes.

El precio de este coche en Japón, convertido a dólares sería de 9.000 dólares, lo que haría que los vendedores americanos de coches importasen este modelo de Japón y lo vendiesen en su país, con una ganancia de 1.000 dólares simplemente por la diferencia de precio de la moneda. Esto iba a originar una fuerte demanda de yenes por parte de las empresas importadoras de automóviles americanas, que haría que éste aprecie. El tipo de cambio de equilibrio se alcanzará cuando el precio expresado en dólares sea igual en los dos mercados.
900.000 yenes / Tipo de cambio = 10.000 $
Luego, el tipo de cambio de equilibrio = 900.000 / 10.000 = 90 JYP/USD
Con este nuevo cambio el precio de este coche (expresado en dólares) sería igual en Japón que en Estados Unidos (10.000 dólares).

Como los niveles de precios cambian de un país a otro con distinta intensidad, el tipo de cambio nominal, el que todos conocemos y que no depura el efecto de los precios, tendrá que irse ajustando para que recoja estas diferencias de precio y permita que se siga cumpliendo la paridad. Este ajuste del tipo de cambio nominal va a permitir que el tipo de cambio real, depurado el efecto de los precios, sea constante y se va a mantener la paridad del poder adquisitivo.

Siguiendo el ejemplo anterior.


Si partimos del tipo de cambio de equilibrio (90 yenes/$), pasa un año y los precios en los Estados unidos suben un 5 por ciento y en Japón un 10 por ciento, si consideramos los precios de ambos países sobre base 100 al inicio del supuesto, pasado ese año el índice va a ser de 105 en Estados Unidos y de 110 en Japón. Si tenemos en cuenta la inflación el precio de este automóvil va a ser de 1.500 dólares en los Estados Unidos y 990.000 yenes en Japón.

El nuevo tipo de cambio nominal para que se siga cumpliendo la paridad del poder adquisitivo:
990.000 yenes / Tipo de cambio = 10.500 $
Luego, nuevo tipo de cambio de equilibrio = 990.000 / 10.500 = 94,28 Yenes/$
El tipo de cambio del yen respecto al dólar se habrá depreciado para compensar el mayor crecimiento de sus precios.
La variación del tipo de cambio nominal responde a la siguiente fórmula:
Tc = Tcr* (Pext / Pint)
Donde:
“Tcr”: Tipo de cambio real
“Tc”: tipo de cambio nominal
“Pext” nivel de precios en el extranjero
“Pint “: nivel de precios en el país
Vamos a aplicar esta fórmula al ejemplo que estamos viendo:
Tc = 90 * 110 / 105 = 94,28

En la realidad, es muy raro que el tipo de cambio esté en su nivel de equilibrio. Porque por un lado muchos de los bienes y servicios producidos en una economía son poco o nada exportables, por ejemplo un corte de pelo, una casa, educación, servicios públicos, por tanto no están expuestos a la competencia del exterior. Igual que con otros sectores estratégicos que están protegidos por el Estado.

Por otro lado también hay factores que van a generar desviaciones respecto a los PPA, por ejemplo crecimiento económico, o riesgos geopolíticos que favorecen a las monedas más sólidas, mercados financieros que sufren contratiempos como escándalos contables, o crisis de materias primas como el petróleo, políticas de reserva de los bancos centrales, estrategias de fondos de inversión y de pensiones, etc…

Hay otros bienes que si se puede comercializar pero costaría tanto transportarlos que impiden el arbitraje internacional, por ejemplo un ladrillo puede ser más caro en un país que en otro pero los costes de transporte, aranceles, etc, es probable que superen la diferencia de precios entre ambos.