Informacón de contenido:

Los sistemas de inversiones seguras

Copiar expertos en criptomonedas

Para poder definir bien los propósitos de las inversiones seguras, solemos diseñar productos financieros donde se diseñe un portafolio con diferentes activos y se suelen seleccionar aquellos acorde con el nivel de riesgo que se va a asumir. Aunque hemos comentado en el inicio de este contenido que no existen los productos financieros que no tengan un riesgo asociado, y es cierto que hay vehículos financieros que se pueden contar como de bajo riesgo:

  • Bonos y obligaciones del Tesoro.
  • Depósitos.
  • Fondos cotizados de perfil conservador.
  • Acciones blue chip.

La responsabilidad que tienen los gestores de las carteras y de los fondos de inversión es el medir el riesgo que tienen cada uno de los activos que formen parte de su cartera de inversión o de fondo, con la finalidad de poder asegurar a sus activos clientes el mejor “ratio” para la rentabilidad y en riesgo.

Guía Forex

Cuando llega la hora de depositar los ahorros, siempre es mejor hacerlo a través de entidades que se encuentren bien reguladas en alguno de los registros que corresponden como pueden ser el Banco de España, CNMV o DGS. Y por otro lado si no te encuentras muy satisfecho o seguro a la hora de realizar tus inversiones en un fondo o algún depósito, lo mejor es que no realices tus inversiones superiores a 100.000 euros que es el máximo que ser garantiza por parte del Fondo de Garantía de Depósitos por titular en una misma entidad financiera.

Diversificando la cartera de activos y definiendo inversiones seguras mediante compras: buscando el mejor ratio rentabilidad riesgo.

Juegos de casino Live como ruleta, blackjack

Por otro lado si lo que queremos es poder diseñar una cartera de inversión propia para así mantener las inversiones seguras, tenemos varios sistemas de inversiones para lo traders a medio y largo plazo en los que se puede perseguir la rentabilidad a 10 años vista, siempre intentando batir a la inflación anual.

Por esto mismo es por lo que los gestores o los fondos, además de tener que destinar un porcentaje a la compra de renta fija, siempre deberán destinar un porcentaje de su cartera de inversión a hacia los fondos cotizados y también a la  renta variable, logrando así comprar las acciones blue chip, que son las empresas sólidas de alta capitalización. De esta forma se logra establecer la cartera de inversión de la forma más diversificada posible para así destinar un porcentaje fijo a cada uno de los niveles que existen de riesgo ponderando, un activo u otro en base al perfil inversor.