ıllı El “Gran Sistema” traspasa ventaja casino al jugador↓

100 Giros Gratis🎰

En Slots 3D al registro🔥

Casino en VIVO🎲

Live 24/7 Roulette + Blackjack

Promociones Casino

Bonos + CashBack + Sorpresas

Jugar a la ruleta es una oportunidad única para conseguir ganar un dinero extra mientras disfrutamos de un rato entretenido con este juego de azar. Pero, a diferencia de lo que piensen algunos, jugar a la ruleta no es solo cosa de azar ya que el jugador puede tratar de obtener ventaja a su favor utilizando algunos sistemas de estrategias. En este caso vamos a centrarnos en el “gran sistema” que traspasa la ventaja del casino al jugador.

Este sistema conocido popularmente como sistema de progresión Wells se utiliza para las chances simples, es decir, para color, mitad y paridad. Para invertir se hace la apuesta con una cantidad de fichas determinadas, por ejemplo 10 fichas a número pares y otras 10 fichas a números impares. Si perdemos en la tirada se aumenta el monto de apuesta en una unidad y si ganamos se disminuye una unidad también.

De este modo siempre vamos a tener un monto disponible más o menos equilibrado. Con este sistema de apuestas de lo que se trata es de disminuir el porcentaje de acierto para obtener ganancias. En principio lo ideal es que se reduzca hasta en un 25% o incluso menos.

Cabe destacar que en circunstancias normales se necesita un 52,6% aciertos como mínimo para igual la banca. Gracias a este sistema de apuestas se consigue además anular el efecto negativo del cero y del doble cero, en caso de jugar en la versión americana de la ruleta.

Sí hemos apostado 20 fichas en total y en alguna de las jugadas aparece un cero o doble cero la lógica nos dice que vamos a perder esas 20 fichas, una suma demasiado importante. Pero como decíamos esto se puede evitar, únicamente tendremos que apostar por la diferencia que se genere jugada tras jugada de los montos en ambas chances, tanto en Rojo como en Negro.

Ahora vamos a imaginarnos cómo sería una jugada con una secuencia de ocho apuestas. Supongamos que jugando al Rojo y Negro simultáneamente nos da un 0 en el balance general. En la segunda jugada tenemos un balance  de -2 (-21 + 19). Imaginemos que hemos apostado 11 fichas al Negro y 9 al color Rojo. Para disminuir el riesgo de que aparezca un cero solo y perder las 20 fichas de golpe lo que hay que hacer es apostar 2 fichas al Negro (11 – 9). De este modo, sí por lo que sea sale cero o doble cero el jugador solo perderá un par de fichas.

Sí por la razón que sea las estadísticas nos muestran que no deberíamos apostar la misma cantidad de fichas tanto en color Rojo como en Negro no hay que pensárselo dos veces, lo mejor es no apostar en ninguna de las chances y dejar pasar algunas jugadas hasta que podamos observar un desequilibrio para apostar por una de las dos opciones de nuevo.

O sino mucho mejor, voy a exponer un sistema de apuestas mucho más simple. Vamos suponer que jugamos con fichas de $10. Pues bien, apostamos $10 al Negro y perdemos,  en la siguiente jugada tendremos que apostar el doble, $20 al Negro también y si perdemos otra vez apostaremos en la próxima tirada $30 por el Negro.

Hacemos una jugada más y ganamos, entonces en la siguiente apuesta el monto será de $20, y una vez más volvemos a ganar en la siguiente tirada, lo cual nos deja el balance positivo de nuevo en los $10. Esto significa que de cinco jugadas habremos acertado en dos, o dicho de otra forma tendríamos una probabilidad del 40%.

Básicamente para estas apuestas lo que hay que hacer es doblar la apuesta cuando perdamos en una jugada y dividirla una vez que hacemos una tirada ganadora. Sí se da el caso que al disminuir en ganancias la estadística se queda en $0, entonces en esa jugada no habrá que realizar ninguna apuesta. Sí en la siguiente vuelve a salir Negro entonces habrá que cambiar la apuesta comenzando por apostar $10 al color Rojo.