Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comparte nuestro contenido para ayudarnos
Brókers Forex, CFD y +DepósitoRevisar
Plataforma única y exclusiva
Cuenta Demo Gratis Acciones & Forex
Regulado por Cysec
Exposición a riesgos limitados
10€/$
Broker Forex Para Profesionales
Metatrader 4 & 5
Regulado por 7 organismos
Entrenador Personal para guiarte
100€/$

En este post explicaremos, de la manera más sencilla y escueta posible, qué es un fondo de inversión. Una exposición detallada sería bastante extensa y poco atractiva para el lector.

Se trata de un instrumento destinado a buscar rentabilidades en un período determinado. Su constitución, a su vez, se realiza a través de un número importante de personas.

Personas estas, que pretenden invertir su dinero con la finalidad obvia de obtener una rentabilidad que les resulte atractiva.

En fondo “ubica en común” el dinero de este grupo de personas, que persiguen el mismo propósito.

Es a través de una entidad gestora, como el capital es destinado a realizar inversiones con pretensión de rentabilidad.Guía Forex Gratis

La entidad gestora, a su turno, gana una serie de comisiones por concepto de intermediación y, además, de gestión de activos.

La cartera destinada a la inversión, puede estar integrada por una gran variedad de activos financieros, entre los cuales podemos citar los siguientes a manera de ejemplo ilustrativo:

Acciones de bolsa, títulos de renta fija, activos monetarios, derivados financieros y otros fondos de inversión, entre otros.

Fundamentalmente, a lo que se dedica un fondo de inversión es a diseñar una cartera con un capital considerable y a diversificar la ponderación de sus productos.

Esta ponderación se realiza con base en varios criterios, entre los que podríamos citar la rentabilidad (por supuesto), el riesgo (es necesario asumirlos) y el capital.

De esta manera, entonces, estamos en presencia del famoso concepto del “triángulo de la rentabilidad”, citado por nosotros en otras publicaciones.

Los tipos de fondos de inversión

 

Una vez promulgada la nueva normativa relacionada con las instituciones de inversión colectiva, se han simplificado considerablemente los conceptos.

En tal virtud, hoy son más simples los tipos de nomenclatura que diferenciaban a los fondos de inversión.

Así, por ejemplo, han desaparecido las denominaciones y acrónimos del tipo “FIM”.

Estos últimos, hacían referencia a los conocidos Fondos de Inversión Mobiliaria. También desapareció el acrónimo “FIAMM” que hacía referencia a los Fondos de Inversión de Activos del Mercado Monetario.

En la actualidad y gracias a la nueva normativa aludida, todos los fondos adoptan la sigla “FI” que significa, por supuesto, “Fondo de Inversión”.

Los tipos de fondos de inversión “fil” y “ffil”

Los Fondos de Inversión Libre y los Fondos de Fondos de Inversión Libre (denominación bastante “aparatosa”) fueron recientemente regulados por la ley de Instituciones de Inversión Colectiva.

Se trata de la versión española de los famosos “Edge Funds”. Se diferencian de los fondos tradicionales, por ser más flexibles en varios aspectos.

Entre estos, tenemos la política de inversión, el endeudamiento, el apalancamiento, la inversión mínima, la periodicidad en el cálculo del valor en liquidez y comisiones.

Un fondo de inversión es en la actualidad y como consecuencia de la ley aludida, mucho más flexible en comparación con la rigidez que caracterizaba el régimen anterior.

En lo que respecta, ahora, a los Fondos de Fondos de Inversión Libre digamos que, tal y como su nombre lo indica, son fondos de inversión libre.

Destinan, por su parte, sus inversiones y su patrimonio en otros fondos de inversión libre, constituyéndose una cadena.

En lo que respecta a los Fondos de Inversión Inmobiliarios (FII), digamos que invierten su patrimonio en inmuebles, como la denominación misma lo indica.

Invierten en inmuebles tales como viviendas, oficinas, establecimientos comerciales, garajes y demás. Obtienen su rentabilidad de la reventa de dichos inmuebles y del cobro de los alquileres.

Veamos, ahora, lo referente a los Fondos de Inversión SICAV.

Anotemos, inicialmente, que en España también se comercializan fondos “extranjeros” domiciliados en el exterior, especialmente en Luxemburgo.

El acrónimo significa Sociedad de Inversiones de Capital Variable. A diferencia de un fondo de inversión, las SICAVs no se subdividen en participaciones sino, más bien, en acciones.

Sin embargo, su mecanismo es bastante similar al de los Fondos de Inversión (FI), al cabo que se les aplica la misma normativa fiscal aplicable al resto de los fondos españoles.

Pero, necesario es aclararlo, se les aplica la misma fiscalidad, siempre y cuando se encuentren registrados en la Comisión Nacional del Mercado (CNMV)

Esta comisión es la entidad que regula y controla a los Fondos de Inversión en España.

Por norma general, el término que utilizamos como “fondo de inversión” es usado comúnmente en nuestro país para referirse a todos estos tipos de fondos de inversión aludidos ya.

Cómo funcionan los fondos de inversión

Cuando compramos un FI, realmente lo que estamos comprando es una pequeña parte de su cartera. Cada parte del fondo se denomina “participación”.

El precio de cada una de estas participaciones, a una fecha determinada, se conoce como “valor liquidativo del fondo”.

Al contrario de lo que sucede con las acciones que se cotizan en bolsa, el número de participaciones que tengamos, no necesariamente es un número entero.

A manera de ejemplo, digamos que una persona no puede tener “51,7 acciones de la empresa “X”. O tiene 51 o tiene 52, pero nunca una fracción de una acción de bolsa.

Cuando compramos participaciones de un fondo de inversión, la entidad gestora toma nuestro dinero, lo agrega al “nuevo” dinero que entra en el fondo mismo y procede a invertirlo en varios activos.

Entre los activos en los que se invierten, tenemos las acciones, los activos monetarios, los títulos de renta fija, los derivados y demás.

Otra opción, consiste en invertir en una combinación de todos los activos citados, según sea la política  inversionista que tenga establecida el respectivo fondo de inversión.

Ahora, la totalidad del dinero con el que cuenta el fondo, incluyéndose al que está invertido y al que no lo está, conforma el patrimonio del fondo.

En lo que respecta a los títulos que posee el fondo, vienen siendo los activos del fondo mismo. Su conjunto, constituye la cartera del fondo.

Cuando invertimos en los fondos de inversión, estamos recibiendo una pequeña parte de la cartera realmente.

Cada participación del fondo conforma una cartera diminuta (o “en miniatura”, si se quiere), pero idéntica a la del fondo en su totalidad.

Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comparte nuestro contenido para ayudarnos