Primera Ley de Mercado de Valores en Ecuador

Para 1993, luego de realizar varios intentos, finalmente se llegó a aprobar en la nación ecuatoriana  la primera Ley de Mercado de Valores, siendo publicada inmediatamente en el Registro Oficial del 28 de mayo del mencionado año. En esta misma ley, se incluyeron ciertos incentivos tributarios, estableciéndose por lo tanto un marco regulatorio de forma más específica, a la vez que éste era más amplio en otros aspectos.

En cuanto a la regulación y el control, se crea el Consejo Nacional de Valores funcionando como el ente encargado de regular el mercado, a la vez que se presenta facultad para asignar atribuciones de autorización para la Superintendencia de Compañías, la cual es la encargada de crear y administrar el Registro del Mercado de Valores en el ámbito ecuatoriano.

Invertir en criptomonedas

En la mencionada ley, en otras palabras, se hace posible la transformación de las bolsas de valores en Ecuador, pasando de compañías anónimas a corporaciones civiles sin fines de lucro, asignándoles al mismo tiempo competencias autorregulatorias.

Por consiguiente, la Bolsa de Valores de Guayaquil es transformada en la Corporación Civil Bolsa de Valores de Guayaquil, por medio de la escritura pública presentada al Notario Décimo Séptimo del Cantón Guayaquil.

¡Importente!: He hablado con el equipo del mejor bróker de Forex, Acciones, CFD, Crypto y ellos permiten a mis lectores empezar a operar con un depósito de tan sólo $10 en tu cuenta. Ir al agente regulado

Ahora bien, en cuanto a la nueva naturaleza de carácter jurídico de las bolsas de valores en Ecuador, se señala que los agentes de bolsa estén organizados como compañías anónimas, los cuales más adelante se denominarán como Casas de Valores. Las mencionadas entidades se consideran las únicas intermediarias autorizadas para interactuar en el mercado de valores, por lo tanto, es necesario que mantengan una participación de tipo patrimonial en las diferentes bolsas de valores encontradas en Ecuador. También deberán ser autorizados como miembros efectivos de la respectiva bolsa de valores y hacer la tarea de registrar operadores de valores.