Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comparte nuestro contenido para ayudarnos

Brókers Forex, CFD y +DepósitoRevisar
Plataforma única y exclusiva
Cuenta Demo Gratis Acciones & Forex
Regulado por Cysec
Exposición a riesgos limitados
10€/$
Broker Forex Para Profesionales
Metatrader 4 & 5
Regulado por 7 organismos
Entrenador Personal para guiarte
100€/$
Son órdenes destinadas a limitar el riesgo asumido al invertir, automatizando la compra y venta de nuestras acciones, obedeciendo a una orden condicionada que debemos indicar a nuestro operador para ser registrada en el sistema Meff.

Dichas órdenes obedecen dos límites básicos: la resistencia a la alza (puntaje que hemos calculado como límite difícil de superar; el cual sobrepasado nos asegura que el valor de la inversión seguirá subiendo) y el soporte a la baja (límite inferior tras el cuál calculamos que el valor seguirá desplomándose). Así podemos diseñar órdenes on-stop que compren automáticamente cuando el valor iguale o supere nuestra resistencia a la alza y por el contrario que venda y nos saque del mercado si disminuye a un precio igual o menor que nuestro soporte a la baja; salvándonos de esta manera de perder todo nuestro capital cuando el panorama no es favorable y asegurándonos de ganar lo más posible cuando el mercado se dispara.Guía Forex Gratis

Por lo tanto estas órdenes son condicionales porque nosotros establecemos los parámetros bajo los cuales se ha de lanzar la orden, por ejemplo: podríamos poner una orden stop de venta por 200 acciones de “X” a 95.20 dólares. Eso sería como decirle al operador: “Señor operador, véndame 200 acciones de “X” a mercado, pero sólo, en caso de que el precio de “X” caiga hasta los 95.20 dólares”.

Lo anterior nos ejemplifica perfectamente lo útiles que son estas órdenes para manejar nuestras inversiones en el mercado corriendo la menor cantidad de riesgos, sin embargo su mayor utilidad radica en lo automático del proceso, que al ser instantáneo nos ahorra valiosos minutos de transacción que pudieran costarnos una cuantiosa suma de dinero si el mercado bajara con demasiada rapidez; como también nos otorga tiempo libre al no tener que seguir nuestras cotizaciones minuto a minuto para elegir el mejor movimiento. No obstante no es conveniente siempre tener la misma orden, es decir dejarla estática, pues se corre el riesgo de que las condiciones en el mercado cambien y nuestros límites caigan en desuso haciéndonos perder valiosos puntos, o peor aún que se sigan ejecutando aún cuando ya no estemos dentro del mercado. Es por ello que se recomienda usar stops dinámicos, es decir ajustar nuestros stops con respecto a las respuestas del mercado; si las acciones ya rebasaron nuestra resistencia a la alza, es necesario calcular un nuevo valor de la resistencia, así como un nuevo soporte de baja las veces que sea necesario; de esta manera las transacciones que se efectúen automáticamente nos proporcionaran la mayor eficiencia posible y el menor riesgo. Dichos movimientos es preferible llevarlos a cabo diariamente ya que el mundo de las inversiones por si mismo es dinámico y traicionero.

Un ejemplo de las ventajas de volver dinámicos a los stops:
Un día adquirimos “X” a 900 calculando que ésto, es decir “X” probablemente suba y para respaldar nuestro dinero ponemos un stop de venta a 874 por 872. Tal como esperábamos el mercado comienza a subir y se va a 1000. Entonces evaluando la nueva situación subimos nuestro stop a 934 por 932. De esta manera nos aseguramos que si el mercado tuviera un desplome al menos no perderemos nuestro capital. Pero para nuestra sorpresa el mercado sigue subiendo y llega hasta 1280, por lo que nos animamos a subir nuestro stop a 1080 por 1078. Sube nuevamente, esta vez a 1320, pero como era inevitable comienza a caer, afortunadamente nuestra inversión esta protegida por nuestros stops y al llegar a los 1080 se dispara nuestra orden de venta programada, sale al mercado y se ejecuta. De esta manera ya no importa si el precio continua en picada, porque nosotros ya estamos fuera de mercado gracias a nuestra previsión y tal vez lo más importante en vista de nuestro sistema dinámico hemos salvado nuestras ganancias acumuladas.

Como hemos visto el uso de estas órdenes es muy útil y en cierta medida sencillo, más si lo comparamos con el método tradicional de inversión que nos exige una revisión meticulosa del mercado todo el tiempo. No obstante el sistema de los stop no es infalible y es necesario comprometerse con él y seguir ciertas reglas simples para sacarle el mayor provecho y tener las mejores oportunidades de ganancia. Por ello es recomendable revisar diariamente nuestros stops no sólo para ajustarlos de acuerdo con las tendencias del mercado, sino para dar de baja aquellos que ya no nos son útiles, (ya sea porque nos hemos salido de dicho mercado o porque los hemos cambiado por nuevos stops) y de esta manera evitar que se hagan transacciones que únicamente nos puedan perjudicar. En este aspecto es necesario preguntar a su operador si el sistema no actualiza los stops de modo automático dado que puede variar dependiendo de la compañía o sociedad a la que se pertenezca.

También hay que tener en consideración que en ocasiones Meff realiza barridas sistemáticas de los stops, aprovechando que la mayoría de los usuarios no utilizan un sistema dinámico y por lo tanto no se encuentran al pendiente de que sus órdenes sigan funcionando, así que en una oscilación vertiginosa de las cotizaciones muchos usuarios de pequeña inversión presentan pérdidas importantes antes de que el mercado se estabilice. Es por eso y por simple control de nuestras órdenes on-stops que en cada comunicación con el operador se pregunte por el estado y características tales como límites y precio de nuestros stops.

Algo a considerar antes de planear una orden on-stop es el mercado en el que invertimos ya que no en todos los mercados se permite tener este tipo de apoyo, por ejemplo están prohibidas en el mercado de valores de las acciones españolas, pero esto no tiene porque ser necesariamente un obstáculo ya que si bien no se podrán tener en forma automática, nuestras inversiones se beneficiaran enormemente si se lleva un control por escrito de nuestros límites (resistencia a la alza y soporte a la baja) para saber con antelación el momento justo para comprar y vender de forma manual y asegurarnos siempre la mayor ganancia posible.

Este tipo de órdenes automáticas son muy usados en los mercados de derivados y si bien no son obligatorias existen razones de sobra para su incorporación a nuestro sistema de inversión volviéndolo más disciplinado y eficaz.

Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comparte nuestro contenido para ayudarnos