Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comparte nuestro contenido para ayudarnos
Brókers Forex, CFD y +DepósitoRevisar
Plataforma única y exclusiva
Cuenta Demo Gratis Acciones & Forex
Regulado por Cysec
Exposición a riesgos limitados
10€/$
Broker Forex Para Profesionales
Metatrader 4 & 5
Regulado por 7 organismos
Entrenador Personal para guiarte
100€/$

La llegada de muchos de los traders a los sistemas automáticos es muy variada, pero quizás pueda ser debido a las mismas razones por las cuales muchos se rinden con relación al trading cuantitativo.

Una de las razones por las cuales muchas personas se rendían es porque sabían que podían ganar a una máquina de igual manera que lo hacía Kasparov con la famosa y reconocida Deep Blue en la década de los 90 por si alguien lo puede recordar.

Sin embargo debemos reconocer que el coste de esta acción es bastante alto y si alguien dice lo contrario, seguramente nunca ha probado el desgaste personal que general o quizás lo haya intentando con el capital de otros, sin poner en riesgo el propio.

El punto central de este artículo no es polarizar o intentar armar un debate sobre si los sistemas automáticos en el mundo de los mercados financieros son bueno o son malos.Guía Forex Gratis

El debate actual consiste no en si es bueno, sino en que si es perfecto, cuya respuesta para muchos de nosotros es un rotundo no, no existe nada 100% perfecto y mucho menos un sistema automático de trading.

 En este punto muchos de nuestros lectores deben encontrarse muy sorprendidos, sin embargo para aclarar muchas de las dudas con relación a la cuestión de por qué consideramos que el trader puede ganar a los sistemas automáticos y luego concluiremos con las razones por las cuales es mejor elegir un sistema.

Cuestiones a favor del  hombre contra la máquina dentro del trading

Para empezar con esta batalla sobre el hombre contra la máquina debemos empezar por destacar que los sistemas automáticos carecen de la razón que viene de forma innata en todos los seres humanos. También debemos añadir a esta razón el sentido común y las sensaciones.

En estos aspectos no hay una sola máquina o tecnología de última generación que pueda equiparar estas habilidades propias de los seres humanos, tampoco no hay hasta el momento alguna que pueda recrearla o hacerla sentir.

Por muy bien elaborado que intentemos crear un sistema, por más complejo y optimizado que este parezca nunca podría tener más o iguales decisiones que podríamos resumir de la siguiente forma:

  • SI/NO.
  • Entro/salgo.
  • 1-0

Siguiendo con el tema en cuestión es posible añadir condicionantes a las sub rutinas que ya tenemos o hemos adquirido por medio de la llamada “if – else” pero pese a esto siempre llegaremos a la misma conclusión de SI/NO.

Debemos recordar que no existen los quizás en el lenguaje de las máquinas, lo  que más tenemos que se aproxime a esta teoría del caos dentro de los mercados corresponde por supuesto a la volatilidad y el volumen.

Estas sin embargo no siempre nos ofrecen una garantía del 100% de éxito dentro de las operaciones del trading.

Es más, podríamos entre tanto mencionar que algunos de los movimientos que pueden considerarse salidos de la norma dentro de los mercados, han sido ocasionados por la ausencia de un sistema de trading algorítmico, que sea capaz de adaptarse en las situaciones más  extremas sin que se afecten el resto de los participantes.

A este momento más de uno de los que están leyendo este artículo sufrió un “Flash Crash” como aquel que tuvimos y que vivimos para el año 2010.

¿Quién pudo imaginarse por ese momento que la tecnología que teníamos por esa época no iba ser capaz de controlar o contener ese flash crash?

Nadie pudo, incluso hasta ese momento todos pensaban que tenían el sistema más perfecto de todos, el sistema infalible, la gente presumía de tener los servidores más adaptados a cualquier tipo de eventualidad.

En eso debemos ser muy sinceros, los seres humanos somos muy ingenuos, siempre nos confiamos demasiado, sin embargo siempre aparece algo de la nada que nos demuestra una vez más que no somos invisibles, ni mucho menos inmortales.

Retomando lo que dijimos más atrás, la razón, la intuición y la capacidad de sentir son dones que tenemos innatos y que aún no hemos sabido como reproducirlos o trasladarlos a un circuito integrado o dentro de un diagrama de flujo, entre otros.

En este aspecto siempre salen ganando los traders que tienen la oportunidad de encender sus monitores y de esta forma poder contemplar los gráficos durante horas con una taza o varias de café y que actuando con base en su experiencia  conocimientos adquiridos, toman decisiones con ese toque de subjetividad que nos hace únicos.

Y de hecho somos realmente tan únicos que un mismo sistema discrecional produciría diferentes tipos de resultados dependiendo de la persona que lo ejecute, somos todos  individuos únicos e irrepetibles por eso somos especiales.

Cuestiones a favor de la máquina: robots más efectivos que nosotros

sistema discrecional

No todo puede ser en contra de las máquinas, también nos ofrecen una gran variedad de ventajas que nosotros no podemos hacer, a continuación mencionaremos algunos de los aspectos en los cuales no podremos igualar nunca a las máquinas:

  • La precisión: las máquinas poseen la habilidad de dar datos o información mucho más precisa que nuestro sentido común.
  • Latencia: las máquinas procesan la información y actúan en consecuencia mucho más rápido que nuestro propio pensamiento.
  • Productividad: su productividad nunca baja y nunca depende de las horas trabajadas, ni de las emociones.
  • Son ajenos a las emociones: las emociones nunca afectan las decisiones de las máquinas, y siempre actúan con base a lo que se encuentra programados.

Sin embargo un sistema automático es realmente efectivo si somos consecuentes con los siguientes puntos:

  1. Sabemos cómo actúa: es decir que entendemos la forma en la que procede el sistema.
  2. Sabemos y conocemos los criterios con los cuales fue programado: es decir que con este sistema hemos realizado numerosas pruebas de backtesting.
  3. Sabemos sus puntos débiles: sabemos hasta qué puntos podemos o no exigirle a nuestros sistemas y sobre las condiciones que nos exigen desconectarlo.
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comparte nuestro contenido para ayudarnos