inversor frente a las tendencias

El inversor frente a las tendencias

El inversor frente a las tendencias

Cuando los inversores se encuentran con una tendencia, tienen que aprender a esperar y conocer el momento preciso para entrar en una operación, ese momento en el que el mercado lanza un mensaje claro, una señal de compra o de venta.

Lo habitual es que los inversores, decidan esperar ese punto de confirmación de una tendencia para entrar en la misma, así que una vez que se confirma ésta, muchos operadores van a entrar y van a invertir en favor de esa tendencia, lo que tiene como consecuencia que se acelere la misma durante un corto periodo de tiempo.

Es entonces cuando llegan los problemas de ansiedad, es cuando el inversor decide incorporarse sea como sea a una subida con tanta fuerza y lo hace a cualquier precio, con el consiguiente riesgo de comprar en el techo de la tendencia.

El inversor frente a las tendencias

Cuando se produce una precipitación a la hora de entrar en una tendencia, podemos caer en una predicción errónea de la misma y no entrar justo en el momento en el que se dan las opciones correctas para obtener el máximo resultado. Ese cambio en la demora de entrar en la misma puede ocasionarnos entrar cerca del punto de reversión de la misma.


Hay que tener la tranquilidad necesaria para evaluar nuestra operación antes de entrar en una tendencia y no dejarnos nunca guiar por movimientos rápidos, no justificados o inesperados de la misma. Si no abrimos una operación a favor de una tendencia por prudencia, no debe ser un problema psicológico sino de prudencia.

El mercado nos da segundas oportunidades, a veces se abren ventanas por las que incorporarse a una tendencia en curso antes de que se nos escape del todo. Habitualmente estas oportunidades llegan en forma de corrección de la tendencia que ya se ha iniciado y que va a llevar a los precios a las cercanías del precio inicial de activación o cerca del nivel de parada.