El éxito en la vida » SÍ es posible con estas 7 claves↓

El hecho de no cometer errores no significa que eres el mejor, sino que te atreves menos.

¿Alguna vez te has preguntado el porqué de que algunas personas triunfen en la vida y otras no?, ¿Por qué hay personas a las que parece que todo les sale bien y otras que nunca tienen suerte? Siempre se ha dicho esa frase de que: unos nacen con estrella y otros nacen estrellados. Parece que el tener suerte en la vida es cosa del destino, incluso de nuestro código genético, pero nada más lejos de la realidad. El éxito que podamos tener o no en la vida y la suerte, nos viene dada dependiendo de cómo nosotros nos relacionamos e interpretamos nuestro entorno. Tienes dos maneras de ver la vida: puedes ver el mundo como un lugar lleno de oportunidades o desde los ojos del que no espera nada de la vida.

Para iniciados e Intermedio

Regulado Cysec
Forex CFD Crypto🔝
Demo Gratis
Para iniciados

¡Para verdaderos Exigentes!

7 Regulaciones🔒
Broker Profesional
Forex CFD Futuros Acciones
MT4&MT5 + Analísis + Heramientas🔥

Robot Forex🤖

¡Dinero Automático!
Retiros 1 Hora
Cuenta Demostración

Ganar 1 min

Regulado VSFC&FMRRC
Binarias/Forex
Demo Directo
Señales + Copy Trading

Podemos tomar como ejemplo el deporte. En el mundo del deporte hay jugadores que alcanzan el éxito y otros que no, y eso a pesar de tener talento para llegar a lo más alto. Y es que, en el deporte, como en cualquier aspecto de la vida, existe una relación directa entre lo que consigues y los medios que utilizas para conseguirlo. No solo hace falta tener talento, sino que hay que trabajarlo y saber darle valor. Constantemente estamos rodeados de personas, trabajadores que se esfuerzan, trabajan, son buenos compañeros, buenas personas, son coherentes con su escala de valores, pero a pesar de eso nunca llegan a triunfar. Además de todo lo que depende de ti, por supuesto que hay otros elementos externos que influyen en tu llegada o no al éxito: los rivales, el clima, los jefes, los árbitros, los malos compañeros… pero debemos de dejar de prestar atención a estos elementos que nosotros no podemos controlar ya que es una gran pérdida de tiempo y no nos conduce a ningún lado.

¿Qué factores nos llevan a tener o no éxito en la vida?

La carga genética define el éxito

Por supuesto que es un factor muy importante, sobre todo para algunas personas. Pero si esas capacidades que nos vienen dadas por la genética no las trabajamos, no seremos capaces de alcanzar el éxito. Está claro que necesitamos una buena materia prima. ¿Has probado a hacer un gazpacho con unos tomates normales y con unos de calidad excelente?. El sabor no es parecido en absoluto. Eso es lo que ocurre también con las personas. Pero si no has heredado ni un físico ni una inteligencia que deseabas, no desesperes. La actitud y otros factores pueden ser determinantes a la hora de que logres tus metas en la vida.

La inteligencia emocional y la capacidad de comunicación como factor de éxito

Muchas personas que no destacaron precisamente por sus notas durante su etapa escolar, sin embargo, han llegado a ser personas de éxito en la vida. La inteligencia emocional es el mecanismo que te permite estar en tu sitio, relacionarte con la gente de una forma satisfactoria, empatizar con el resto de las personas y poder expresar tus sentimientos de una manera adecuada, defender tus derechos… Resumiendo, ser emocionalmente inteligente es muy importante, la capacidad de expresarse en público y saber estar están presentes en todos los trabajos. Proporcionamos un valor añadido a aquellas personas que nos transmiten confianza, que sonríen, que escuchan, que se expresan de una manera adecuada y educada. Y este tipo de inteligencia, a diferencia de otras, sí que la podemos entrenar. Puedes llegar a ser todo lo socialmente hábil que te propongas ser, sólo hace falta trabajarlo un poco.

El descaro y atrevimiento garantiza éxito

La valentía con la que nos enfrentamos al día a día tampoco viene en el código genético. la valentía se educa dejando que las personas se equivoquen durante la fase de aprendizaje, priorizamos el intento por encima del éxito. Si solo buscas crear individuos exitosos, estos individuos pronto dejarán de intentar cosas nuevas que estén fuera de su zona de confort ya que se sentirán inseguros. Debemos valorar la creatividad y la búsqueda de oportunidades por encima del hecho de hacerlo bien o mal. Debemos también poder discernir los errores que son fruto de despistes o aquellos que son producto de la iniciativa y de muestra de autonomía. Cuánto daño han hecho esas madres que por el hecho de terminar antes de hacer las cosas las hacen ellas mientras que no dejan a sus hijos intentarlo para aprender y experimentar.

Lidiar con el fracaso y el error

Otro ejemplo lo tendríamos en los deportistas, y es que los que no cometen errores no es que sean mejores, sino que son los que se atreven menos. El término evolución implica equivocarse y es que nadie evoluciona bajo la base del éxito. De hecho, el error es una forma de aprendizaje. En nuestra cultura, estamos acostumbrados a machacarnos con el error, a tenerlo presente una y otra vez, cuando lo que deberíamos hacer es buscar soluciones y volver a intentarlo, aunque eso signifique equivocarnos de nuevo. Equivocarnos debe servir para analizar qué es lo que hemos hecho mal para poder buscar alternativas, nuevos caminos y nuevas formas de lograr el objetivo que nos habíamos marcado.

La resilencia o la capacidad de sobreponerse

No se puede salir adelante si no dejas de recrearte en aquello que te ha salido mal, en todo lo has sufrido, en las oportunidades que has perdido y en lo injusta que es la vida. Puede ser que todo lo que te ha pasado sea cierto, pero de nada sirve lamentarse sobre tu mala suerte cuando ya es algo que no tiene solución. las personas con resilencia miran hacia adelante y dejan atrás lo que no importa o ya no tiene solución. Solo tienes que decidir a qué es lo que quieres prestar atención y que es lo que no vale la pena para conseguir tus objetivos. Tu cerebro no es capaz de pensar en dos cosas contrarias a la vez, así que en tu mano está el pensar qué es lo que no funciona, o pensar que es lo que puedes hacer para que funcione. En este caso la segunda opción es la correcta, te abre puertas y te lleva hacia adelante. Las personas que son resilentes se centran en el positivismo, en pensar que al final encontrarán la recompensa si se esfuerzan. Los resilentes son personas con capacidad de sufrimiento, de levantarse y volver a intentarlo, de analizar los pros y contras de cada situación y tomar decisiones.

El apoyo social

procura rodearte de personas que te den buenos consejos, que te quieran de verdad y que te desean lo bueno. El aliento que te proporcionan las personas que te rodean, es imprescindible en la búsqueda del éxito. Tu familia, tus socios, tus amigos, y hasta el señor que te vende cada día el periódico y que te pregunta por cómo va tu negocio. Rodéate de gente que se asemeje a ti, con calidad humana y con la que te sientas a gusto. Son una fuente de bienestar que te acompañará en el camino de la vida.

Actuar, tomar decisiones, implicación, esfuerzo y ser coherente con tu escala de valores: Si no desarrollamos nuestro talento, es como si no lo tuviéramos. El éxito no es SER excepcional, sino en HACER las cosas de forma excepcional. No podemos esperar a que la suerte llame a nuestra puerta para alcanzar el éxito, sino que debemos hacer cosas que nos permitan llegar a él. Actuar es poner en práctica todas aquellas ideas que tenemos en la cabeza. La cabeza es el instrumento que usamos para idear, crear, dar forma, analizar, ver ventajas y desventajas. pero si tus ideas se quedan en eso, en ideas dentro de tu cabeza, no las podrás disfrutar y otro vendrá que las haga valer. Actuar significa también trabajo, esfuerzo, que te abran puertas y que te las cierren también, pero el reto está en no decaer en tu empeño, en levantarse y volver a intentarlo. A veces es solo cuestión de intentarlo otra vez, un poco más fuerte, con más contactos, tocando otras puertas. No solo es cuestión de la calidad que tienen tus ideas, sino también de la cantidad de oportunidades que creas para llevarlas a cabo, y en este caso cuanto mayor sea el número de ellas, mejor.

La formación te acerca al éxito a largo plazo

Ya sabes que tienes el talento, un grupo de personas que te rodean y te apoyan, pero si no te especializas, no estudias, no te formas, no desarrollas ese talento, no coges experiencia o no imitas a los mejores, seguramente no llegues a ningún sitio. Se aprende durante toda la vida, y todo lo que aprendas seguro que lo puedes utilizar en algún momento de tu camino. Nunca debes menospreciar ni rechazar la formación o la cultura, y trata de mejorar como persona y como profesional.

Entonces, ¿en qué medida depende el éxito de ti mismo? Pues la respuesta es muy sencilla, ya que tú mismo eres el protagonista de todo lo que te pase en la vida. De ti depende tener éxito y ser feliz.

Artículos de interés