Educación Financiera » Claves que necesitas conocer↓

Si lo que deseamos es obtener mayor beneficio por el esfuerzo que imprimimos a una actividad, sea cual fuere, lo primero y más  importante que debemos hacer es educarnos. Saber cómo desempeñarnos es fundamental, en especial, si se trata de nuestra educación financiera.

La mayoría de las veces nos empeñamos en corregir lo que no podemos cambiar, en cambio de enaltecer nuestras virtudes y procurarnos una economía personal de calidad, que nos permita avanzar hacia el éxito.
Educación Financiera

Indiscutiblemente, ser miembro de una familia adinerada podría hacernos el camino más sencillo. Sin embargo, eso no es algo que podamos controlar. Con frecuencia solemos oír frases como: “No soy economista. No soy rico de cuna. No sirvo para ahorrar”. Pero no se detienen a pensar en todas las cosas que están dejando de hacer que podrían permitirles cambiar su realidad. Seguramente, esa persona tiene valiosos recursos que, potenciándolos de manera adecuada, darían mejores resultados.

100
Bróker con 7 Regulaciones
MT4&MT5
Forex, CFD, Crypto
Para profesionales

10$
Broker forex regulado Cysec
Plataforma online (fácil utilizar)
Forex, CFD, acciones, crypto
Cuenta Demo Gratis

Puede que seas paciente, perseverante, honrado, disciplinado pero sólo te enfocas en lo que no tienes. Si estás leyendo esto, es porque te has interesado en educarte en el ámbito financiero y eso señala un buen comienzo. Es momento de repasar mentalmente cuales son todas las cosas en las que si podemos influir a través de nuestras acciones, utilizar nuestras virtudes y avanzar en nuestros objetivos.

Las estadísticas en las opciones binarias ambito financiero nos ayudan a comprender lo que sucede. No es casualidad que entre los principales libros más leídos en Latinoamérica ninguno corresponda a educación financiera. Drama, terror, idilio… encontramos un poco de todo, pero de finanzas, nada.  En nuestras formas de vida y realidades podemos palpar los resultados.

Por tanto, no deberías sorprenderte si te dicen que en América Latina, en su mayoría, las personas no desean prosperar en el ámbito financiero. ¿Cómo es esto posible? Pues bien, una cosa es querer progresar y quedarse intentándolo y otra es enfocarse, esforzarse y ocuparse en lograrlo. No existe ninguna diferencia entre una persona pobre y una persona pobre que quiere ser millonario, la transformación solo ocurrirá cuando esa persona decide hacer algo para cambiar su situación.

Por ejemplo, querer tener un cuerpo escultural  solo viendo tutoriales por internet, sin ejercitarnos ni cambiar nuestros hábitos alimenticios. Por más veces que los veas, por sí solos, no funcionan. Deberá ser un trabajo de aprendizaje y desarrollo personal.

De igual forma pasa con nuestra economía, debemos instruirnos en la materia. Y la mejor inversión que podemos hacer en el inicio de esta ruta, es comprar buena bibliografía sobre educación financiera; que por suerte hay en abundancia y a precios accesibles. La mejor inversión que podemos hacer en nosotros mismos es cultivar nuestro cerebro con información financiera, a partir de allí, de seguro tomaremos decisiones mas acertadas e invertiremos de manera más inteligente.

¿Qué prefiere de postre: torta de chocolate o torta de zanahoria?

Imagina que estas cenando en un bonito restaurante. Y al culminar el plato principal, el camarero te hace esa pregunta. Tan sólo dos opciones, sin revisar el menú o las sugerencias del chef, debes escoger y pronto. ¿Qué pensarías?

Lo mismo sucede a quien decide invertir en  productos financieros o ahorrar. Mientras transcurre la cita, el asesor financiero,  preguntará: ¿Invertimos el capital disponible en un producto ajeno a los cambios inflacionarios, que te permita sentirte en confianza y esperar resultados con tranquilidad? O ¿prefieres improvisar en mercados de acciones sin tener idea de lo que hacen con tu dinero?

Y con ojos entrecerrados, sin parpadear y en un tono profundo e incisivo te dirá: ¿qué decides? Obviamente, intimidado y asustado, escogerás la primera opción y confiaras ciegamente en él; quien probablemente terminará adquiriendo un Certificado de Depósito a Término (depósitos a plazo fijo). Ciertamente, uno de los sistemas más tradicionales de ahorro, pero que no da grandes ganancias.

No obstante, si al encontrarte en esta misma circunstancia, en vez de sucumbir a las tácticas nocivas de venta de este asesor, le respondieras: “Prefiero invertir este dinero en mercados de renta variable en los que pueda controlar mi nivel de riesgo”. Seguramente lo sorprenderás. El asesor solo te ha dado dos opciones de las múltiples que pueden encontrarse. Sin embargo, si has indagado y posees formación en educación financiera, podrás optar por un número mayor de alternativas. Y, lo que es más importante, tomarás la decisión que más te conviene.

Los oportunistas financieros

Tomar las oportunidades que se nos presentan es  asertivo e inteligente. Pero ser oportunista, no. Un oportunista, en el sentido más ruin de la palabra, es aquella persona que logra sus objetivos a toda costa. Aunque para ello deba aprovecharse inescrupulosamente de otra. En el ámbito financiero los hay por montón. Y debes tener mucho cuidado con estos personajes. Sobre todo, cuando el logro de tus metas comiencen a dar resultados positivos.

Podrás identificarlos porque son aquéllos que, a pesar de contar con recursos propios para progresar, prefieren adherirse a la prosperidad de otro y disfrutar de sus beneficios sin hacer un mínimo esfuerzo. Cuentan con buena salud, inteligencia y capacidad física. Pero no poseen la voluntad de valerse por sí mismos, sino que hacen uso de la lástima o la manipulación para que los demás le ayuden.

Estos personajes los encontramos en todos lados, familiares, amigos, allegados, podría ser cualquiera. Deberás estar atento y ser cuidadoso. Familia y amigos son una bendición en nuestra vida. Y poder ayudarles nos llena de satisfacción y regocijo. Pero debes estar atento a quienes están vigilantes de tu ascenso financiero sólo para sacar provecho particular.

Indignación financiera

Hace unos años en España surgió un movimiento de protesta conocido como El Movimiento de Los Indignados. Ciudadanos que espontáneamente decidieron alzar su voz ante la corrupción y las medidas políticas que se venían tomando en el gobierno. Efectivamente, cada quien debe tener la oportunidad de expresarse y cada una de sus quejas y propuestas son válidas. Sin embargo, ¿acaso no es indignante ver personas que en la plenitud de su vida, desperdician las oportunidades y sólo se quejan?

No se trata de desvirtuar las luchas sociales. Sólo de reorientar el propósito del esfuerzo e invertir de manera inteligente los recursos materiales y humanos en acciones que representen un cambio palpable. En otras palabras, no dejar de buscar el éxito sino saber cómo encontrarlo. En este punto, entra en juego la educación financiera para el progreso íntegro de cada uno de nosotros como seres exitosos en la vida. Puede que la Universidad sea una meta soñada, pero no es la única que debemos tener.

De igual forma, esta quien se conforma. Si bien es cierto que contar con un salario brinda seguridad económica, puede resultar también una limitante para la búsqueda del crecimiento patrimonial. El empleado vive a razón de lo que gana y se adecua a sus ingresos. Quien anhela fortuna económica no se ata a un sueldo, no conoce de límites, se educa e invierte talentosamente.

Son muchos los casos de personas que no diversifican sus inversiones por temor a no poder atender todos los negocios a la vez. No obstante, la era tecnológica nos ha ido enseñando que más vale tener varias fuentes de ingreso controladas a distancia. Que invertir todo nuestro capital y talento en un solo negocio; que, según creemos, resultará de provecho. ¿Y si no? Si no resulta habremos perdido más tiempo que otra cosa. Debemos saber cuándo parar y cuándo seguir. Saber que si no lo intentamos nunca sabremos si pudo funcionar.

Agente regulado para inversión con criptodivisas

Por ello los grandes empresarios tienen algo en común, múltiples conceptos de negocios y gente bien preparada trabajando para ellos, haciéndoles ganar dinero.

Hemos sido testigos del crecimiento del negocio por Internet. Prueba vívida de crecimiento, diversidad y creatividad. Un ser que se alimenta y crece a diario. A una velocidad impresionante. Hace apenas diez años era casi imposible imaginar lo que encontramos hoy en la red. Por ello, la educación financiera se hace indispensable para cada ámbito de nuestra vida. Seguramente, quien maneja la información adecuada, reconoce un buen negocio y logrará invertir oportunamente.

Son tiempos de crecimiento acelerado, las decisiones políticas y financieras a nivel mundial afectan nuestro modo de vida. Debemos entender lo mucho que esto nos atañe y procurar estar listos siempre.

Innovar es la bandera y para ello se deberá aprovechar al máximo la creatividad y el emprendimiento. Quizás a estas alturas estarás pensando: ¿Y qué puedo hacer yo? Debes saber que, en este momento, en múltiples lugares del mundo, hay personas generando ganancias a través de internet. Sin necesidad de estar presente concretamente o cumpliendo una jornada completa. Prepárate, edúcate, date una vuelta por la red y descubre como lo están logrando. Explora tus habilidades, imagina lo que deseas y comienza a ocuparte de lo importante. No se necesita ir a la escuela para obtener una buena educación financiera.