✔Demanda externa (Economía)» Definición y significado💰

exportaciones netas de la demanda externa

Definición de demanda externa: representa la cantidad de bienes y servicios que son demandados por agentes económicos que se encuentran residenciados en otro país, distinto a donde se producen. En términos macroeconómicos las exportaciones representan la porción de los bienes y servicios que son producidos en el país y son vendidos en el extranjero.

Importancia de la demanda externa

100
Bróker con 7 Regulaciones
MT4&MT5
Forex, CFD, Crypto
Para profesionales

10$
Broker forex regulado Cysec
Plataforma online (fácil utilizar)
Forex, CFD, acciones, crypto
Cuenta Demo Gratis

La demanda externa está representada por las exportaciones netas de un país, siendo esta las diferencia entre las exportaciones y las importaciones que un país realiza en un determinado periodo de tiempo. Este es un elemento fundamental a tener en cuenta al momento de establecer políticas económicas dirigidas garantizar un crecimiento sostenido de la economía. Es por ello, que el gobierno suele implementar algunas políticas de comercio exterior dirigidas a incentivar las exportaciones de bienes y servicios, disminuyendo para ello los aranceles, tasas  dado beneficios fiscales a las empresas que exportan.

Elementos que determinan la demanda externa

  • El tipo de cambio es un elemento que los agentes económicos toman en cuenta al momento de decir si se exporta o importa bienes y servicios, dado que si la moneda local es fuerte y tiene un alto valor los empresarios tendrían incentivos de exportar, mientras que para los extranjeros dado el tipo de cambio les sería más barato importar bienes y servicios del país en cuestión.
  • El crecimiento económicos de las grandes economías es ventajoso para las economías emergentes, dado que también los ingresos de los residentes aumentaría, aumentando así la demanda externa del país en cuestión, debido a que los países podrían incrementar sus importaciones de bienes y servicios finales e intermedios.
  • Las regulaciones del comercio internacional, permisos, aranceles, tasas, impuestos y patentes pueden limitar de forma negativa la demanda externa.