Informacón de contenido:

  1. El Decreto de Ley número 600

    El decreto de ley número 600 se basa principal, o toca el tema relacionado al ingreso de capitales provenientes del extranjero, por medio de un contrato de inversión extranjera. Este proceso es llevado a cabo exclusivamente entre el Estado de Chile y la persona inversionista que esté interesado en proceder con el proceso.

    Los principales beneficiarios de este proceso, son las personas de rango natural o jurídica provenientes de un país extranjero, y las personas naturales y jurídicas que presenten nacionalidad chilena y que estén residiendo en el exterior.

    Los requisitos solicitados para llevar a cabo lo que dicta este decreto son los siguientes:

    Copiar expertos en criptomonedas
    • Realizar el ingreso de los capitales que van a ser invertidos, por medio de unos de los formularios estipulados en la presente ley. Esto aplica para los casos de bienes de capital, capitalización de créditos y de divisas.
    • Hacer posible un contrato basado en inversión extranjera con el Estado chileno, y que cuente con la representación del Comité correspondiente a las inversiones extranjeras.
    • Enmarcar los capitales en los siguientes plazos de tiempo legales:
      • El plazo general sería de 3 años
      • El plazo para las inversiones realizadas en el sector minero, se toma en cuenta un periodo de 8 años, y en casos especiales y que ameriten más tiempo, se otorga un plazo de 12 años.
      • En cuanto a las inversiones que alcancen una cifra superior a los 50 millones de dólares estadounidenses, se le otorga un plazo de 8 años.
    Broker FOREX

    Entre los beneficios dirigidos al inversionista, se presentan los siguientes:

    • El inversionista puede gozar del derecho a realizar remesas de capitales y utilidades, bajo ciertas condiciones completamente diferentes a las condiciones dirigidas a la cobertura general de las importaciones.
    • Igualmente el inversionista puede tener derecho de que se le aplique el régimen comúnmente establecido para participar en la inversión nacional, siempre y cuando sea en materia de tributación de tipo indirecta y arancelario. De igual forma, también puede negociarse en dicho contrato la invariabilidad del régimen de tipo tributario y arancelario.
    • Por último, el inversionista tendrá derecho de gozar de las mismas pautas establecidas en el régimen jurídico relacionado y aplicado a la inversión nacional. En este punto el inversionista extranjero no sufrirá de ninguna discriminación a nivel directo o indirecto.

    Régimen Tributario

    En cuanto al régimen tributario, se pueden presentar las siguientes opciones a favor del inversionista extranjero:

    • El inversionista puede apoyarse del régimen general dirigida a las agencias extranjeras que no cuenten con un domicilio en particular ni ningún tipo de residencia en territorio chileno. Sumado a lo anterior, se aplica un 35 % de impuesto a la renta hacia las remesas.
    • El inversionista también podrá aplicar en el contrato de inversión una tasa fija, que sea efectiva y que no se pueda ver modificada, la cual tendrá un valor del 42 % y contará con un periodo de vigencia de 10 años, los cuales serán contados a partir de la puesta en marcha de la empresa participante en el contrato. Por otro lado, la tasa anteriormente señalada puede verse renunciada solamente en una sola oportunidad, contando igualmente con el régimen impositivo señalado en el anterior apartado.

    Por otro lado, también se presentan beneficios adicionales para el caso de inversiones que presenten un monto alto monetario.

    Dicho alto monto está representando por 50 millones de dólares estadounidenses, sin embargo, se puede superar esa cifra. Las inversiones que presenten esta característica están destinado a proyectos en materia industrial o extractiva, y en los cuales se pueden presentar los siguientes beneficios:

    • Se puede fijar la invariabilidad de la tasa con un 42 % perteneciente al impuesto sobre la renta. Este aspecto tendrá un periodo valido de 20 años máximo.
    • Igualmente se puede fijar la invariabilidad aplicada a las normativa legal y todo lo concerniente a las resoluciones o circulares establecidos por el Servicio dedicado a los impuestos internos en ciertos asuntos. Esto también puede ser válido hasta un periodo de 20 años.

    Los dos beneficios anteriores, solo pueden ser renunciables por solo una oportunidad.

    Sin embargo, si la inversión está dedicada a la exportación de bienes y productos, pueden presentarse también los siguientes beneficios, con una vigencia de hasta 20 años:

    • La presencia y aplicación de normativa de rango legal y reglamentario en cuanto al derecho a exportar.
    • Aplicación de regímenes especiales en cuanto a la liquidación y el retorno de divisas que vengan de las exportaciones realizadas hacia la nación chilena.