ıllı ¿Creeis en los Analistas de Bolsa?↓

Mediante la presente publicación, formularemos una crítica constructiva al sector de los analistas de bolsa, pero, eso sí, con la única finalidad de sanear el sector.

Cuando nos referimos a “sanear el sector”, estamos hablando de mucha gente que se mantiene crispada, dado que nos dejamos llevar por dogmas de Fe, que solo nos conducen a situaciones críticas, es mejor obtener la máxima información de la bolsa de valores.

Utilizaremos el  presente artículo, para intentar dilucidar si es conveniente hacerles caso a quienes nos dicen, a través de ciertos medios o redes sociales, que ciertos índices son buenos o no.

Plataforma Web

10$
Forex & CFD: DEMO GRATIS
Plataforma Web Fácil Usar
Chatear con otros traders

¡Broker Profesional!🔒

100
7 Regulaciones: MT4&MT5
Academia Aprendizaje Gratis
Vídeo Tutoriales + Ebook + Indicadores

Robot Forex🤖

25€$
¡Dinero Automático!
Retiros en 1 Hora
Diseñado para ganar para ti

Índices estos,  como el Ibex 35, el S & P 500 y otros más que todos los lectores, muy seguramente, conocerán y respecto de los cuales, además, hemos hablado en otras publicaciones.

Cuando los analistas de bolsa hacen proyecciones sobre gráficos mensuales, esto es, en el largo plazo, puede que tengan razón efectivamente.

Pero, claro está, es muy posible que el inversor medio no desentrañe el sentido de la letra pequeña, para saber respecto de una tendencia primaria del mercado, al carecer de los conocimientos suficientes.

A un inversor retail que tiene en su cartera, por ejemplo, acciones del Santander por valor de 20.000 euros, de nada le sirve saber que el Iberx 35 subirá 1.000 puntos dentro de dos años.

Aclaremos, de paso, que hemos ubicado el ejemplo de las acciones del Santander y el Ibex 35, dado que es bien sabido (tal y como lo hemos analizado en otra publicación) que ambos “van de la mano”.

A muchos sorprende ver cómo, casi que de manera increíble, los gráficos se comportan de forma casi idéntica, cuando estudiamos el Ibex 35 a través de las acciones del Santander.

Pues bien, una vez formulada esta aclaración (de paso, invitamos a los lectores a darle un vistazo a la publicación aludida), continuemos con nuestro tema central.

Veníamos haciendo referencia, a que de nada le sirve a un inversor retail que tiene acciones del Santander, saber que el Ibex subirá 1.000 dentro de dos años.

Por qué? La respuesta es clara y contundente y la formulamos a través de otra pregunta: y ¿qué pasa mientras tanto? Ahí está, precisamente, lo complicado del asunto de hacer una predicción a futuro y pocos analistas de bolsa lo hacen.

Qué pasa con las tendencias secundarias o terciarias de una acción de bolsa o un índice

Si nos basamos, especialmente, en el análisis técnico financiero y siguiendo (particularmente) uno de los principios básicos sobre las tres tendencias del mercado, veremos lo siguiente.

Las cotizaciones realizadas por un activo o un mercado se comportan de tal modo, que reflejan tres tipos de tendencias, que son las siguientes:

  • Tendencia primaria.
  • Tendencia secundaria, y
  • Tendencia menor.

A propósito de estas tres tendencias, veamos a continuación un gráfico en el que, precisamente, se reflejan las mismas, cada una con un color diferente

Con base en este planteamiento, sería imperioso preguntarles a muchos analistas de bolsa, a qué tipo de tendencia se refieren cuando dicen que el mercado va a subir o, por el contrario, que va a bajar.

A algunos de estos analistas de bolsa se les podrían formular muchísimas preguntas, entre ellas, ¿usted me está diciendo que, dentro de una tendencia primaria,  el Ibex 35 va a subir?

Esta sería, quizás, la “pregunta estrella” que le deberíamos hacer a muchos analistas de bolsa, a los que podríamos entrevistar para indagarles sobre este interesante tema.

¿Qué consideran, quienes se encuentran leyendo el presente artículo?   ¿Cuáles serían  las repuestas de estos analistas, sin poderse refugiar en su propia retórica ambigua?

Desenmascarando a los malos analistas de bolsa

En fin y a todas estas, como ya les hemos solicitado a nuestros queridos amigos expertos de bolsa, que especifiquen a qué tipo de tendencia se refieren al hacer sus predicciones, vamos a plantear unas aclaraciones previas, antes de continuar.

Así las cosas, pasaremos a analizar en qué consisten esas aludidas tendencias primaria, secundaria y menor:

  • Tendencia Primaria en los Mercados: su duración es de más de un año, pero podría variar en algunos casos. Se trata de la principal dirección del mercado.
  • La Tendencia Secundaria en los Mercados: suele presentarse con una duración de entre tres semanas y tres meses. Anotemos que se desplaza dentro de la Primaria, pero va en contra de ella.

Es necesario aclarar, eso sí, que es de naturaleza mucho más volátil que la Primaria y, por lo tanto, son correcciones de la tendencia principal.

  • La Tendencia Menor en los Mercados: es el último de los tres tipos de tendencias y la podríamos definir como un movimiento menor de tres semanas.

Además, se mueve dentro de la Tendencia  Secundaria y, de paso, sus movimientos van en contra de ella. El tema es muchísimo más extenso, por supuesto.

Sin embargo, el tema mismo de las tendencias de los mercados, no es la temática nuclear de la presente publicación. En tal virtud, dejaremos la inquietud “flotando en el ambiente”.

Y que no se nos diga que (con todo lo que hemos manifestado a través de la presente publicación) ya hemos “enjuiciado a todos” los analistas, porque no es así.

Por algo, iniciamos nuestra exposición aclarando que uno de nuestros propósitos es “intentar sanear el sector”, de lo cual se desprende, tácita pero claramente, que existen excelentes elementos dentro del sector mismo.

Si bien es cierto que nos gusta “sembrar la semilla” de los debates (extremos, quizás), también es verdad que dejamos que la polémica misma, se desarrolle con el mayor número de participantes posible.

En Trading no somos los “dueños de la verdad revelada”. En tal virtud, dejaremos a consideración de los lectores y de los analistas de bolsa mismos, todos los planteamientos que hemos dejado en este artículo.

Para terminar, de momento, anotemos que existe un porcentaje (aunque reducido) de analistas de bolsa buenos que, dicho sea de paso, hacen un estupendo trabajo.