¿Cómo podemos superar la ignorancia financiera?

¿Cómo podemos superar la ignorancia financiera?

Para poder superar esta ignorancia con relación al mundo de las finanzas podemos recurrir a tres pasos o aspectos:

  • No somos expertos: lo primero que debemos aceptar con relación a la eliminación de nuestra ignorancia financiera, consiste en que debemos ser capaces de aceptar que no somos expertos en finanzas.

Ninguno de nosotros nació con los conocimientos o las bases, así que debemos partir de la idea que necesitamos ayuda y orientación con respecto a este tema.

FOREX FÁCIL

10$
Solo 10 Depósito
Chat Social
DEMO GRATIS

Robot Forex/CFD

25€/$
Sistema automático
Sin conocimientos
Retiro 1 Hora

Forex Experto

100€/$
7 Regulaciones
Spreads Fijos
Alto Apalancamiento

Una vez que aceptamos que el problema es de educación, la cual nunca recibimos ni por parte de la escuela ni por parte de nuestra familia, podemos avanzar.

  • Educación: una vez que hemos aceptado que no somos expertos y que nadie lo es, podemos entonces pensar en buscar las mejores herramientas y los mejores expertos en el tema para poder educarnos con respecto a las finanzas.

Uno de los mejores consejos que podemos recibir con relación a la educación financiera es siempre pedir las mejores recomendaciones sobre dónde podemos obtener la mejor calidad de información y de educación.

Operar e invertir en las mejores criptomonedas

Ya que para nadie es un secreto que en la actualidad la oferta es bastante alta pero la calidad no lo es tanto.

  • Capacitación continua: este aspecto  hace referencia a la continuidad, es importante que siempre realicemos una búsqueda constante de todo lo que necesitamos hacer.

Siempre debemos estar actualizados, aprender nuevas cosas, nuevas formas de hacer las cosas.

Lo principal siempre es ser constante y siempre estar atento a todos los cambios que se generen con respecto a cómo tener una mejor administración de nuestras finanzas y posteriormente aprender a cómo invertir para llegar a la creación de un portafolio de activos que nos permita que nos pueda generar ingresos pasivos como ya lo habíamos mencionado en otros artículos.

Si nuestro objetivo en la vida es ser ricos, entonces tenernos que lograr el mismo nivel de información y de entendimiento sobre la educación financiera que estas personas tienen.

Pese a estos, intentar eliminar hábitos y crear unos nuevos no es tan sencillo como muchos podrían pensarlo, básicamente es una cuestión que debe hacerse consciente y de forma diaria para que seamos capaces de tomarlo como una rutina natural.

Cuando pensamos en personas millonarias, lo más rápido que responde a este pensamiento siempre son las estrellas de cine. Siempre pensamos en  las grandes mansiones, en las fiestas en la playa sobre unos yates impresionantes entre otros.

Sin embargo no debemos olvidar el caso de una de las estrellas de cine más reconocidas como fue el caso de Nicolas Cage quien despilfarró 150 millones de dólares, en objetos de exceso como mansiones, una isla privada y mucho más.

Si deseas saber más sobre este caso puedes leer nuestro artículo sobre cómo Nicolas Cage despilfarró 150 millones de dólares.

Sin embargo no es necesario que seamos artistas de cine, o jugadores famosos, existen otras formas de ser ricos recurriendo siempre la inversión. Recordemos siempre que la falta de educación puede llevarnos a la quiebra.

Para el artículo de hoy hablaremos sobre uno de los sueños más importantes que tienen los inversores y los traders, y en general todas las personas en el mundo.

Si eres un profesional, o llevas algún tiempo dentro de este mundo de las finanzas, habrás escuchado de muchos especialistas o de varios autores el concepto relacionado con la libertad financiera o independencia financiera.

Muchos de nosotros en algún momento, o al menos en alguna ocasión ha tomado la calculadora y ha realizado algunos garabatos en los cuales intentamos pensar si podemos destinar parte de nuestros ahorros o nuestros ahorros a invertir en algún tipo de proyecto que nos deje buenas ganancias o que sea muy rentable.

Una de las preguntas que se suelen hacer mucho con respecto al tema de la libertad financiera, es precisamente, quién de nosotros no ha soñado con decirle adiós a nuestro jefe.

En la actualidad somos la gran mayoría quienes soñamos con esta oportunidad diaria de no volver a verle la cara a nuestro jefe y de no tener que soportar uno nunca más en nuestras vidas.

También otra de las razones de peso por las cuales cada día más nos interesamos por la libertad financiera, se debe a asuntos relacionados con la mala calidad laboral que tenemos, los bajos salarios y la inestabilidad en los contratos.

En algún momento de nuestra vida hemos llegado a un punto de no retorno dentro de nuestros empleos. Esa sensación de baja motivación, de escaso interés, de frustración por estar en trabajos que tienen unas condiciones que todos sabemos no son justas, y que aún así guardamos la esperanza de que pueda cambiar.

Pese a esta realidad, también es necesario que seamos conscientes de que el mundo cambia, y que nosotros debemos hacer estos cambios con el mundo.

Si el cambio que se está presentado es bueno o malo, eso no lo sabemos, lo que sí sabemos es que debemos ser realistas y tener presente la famosa premisa de “YO – AQUÍ – AHORA”.

A continuación daremos un breve ejemplo para graficar lo que hemos mencionado:

Tenemos a un trabajador que ha llegado a una fase de auto exanimación y de autoconocimiento, el cual se replanteó acerca de los sueños y de las metas que deseaba cumplir para él y su familia.

También se dio cuenta que el estilo de vida que había tenido y que había sido funcional por un tiempo, ya no lo era, se encuentra ahora sin expectativas, sin ilusiones, además de no sentirse haber sido reconocido nunca, ni haber podido desarrollarse como profesional.

 Esta situación que tenía, no duró sino hasta que llegó ante él un libro el cual le deja ver que existe siempre ante todo, un plan B por el cual vale la pena arriesgarse, por el cual es importante armarse de valor, por el cual es importante sentir ilusión.

Este libro mostraba ante nuestro trabajador, por primera vez en toda su vida un concepto antes desconocido, pero que ahora se mostraba como una de las mejores oportunidades, el concepto de la libertad financiera.