Mercado Bursátil de Chile

La Bolsa de Valores de Santiago de Chile es una bolsa que presenta innumerables mercados, sumando una totalidad de 2 mil millones de dólares en las transacciones diarias realizadas en ella. Dichas transacciones se realizan principalmente con acciones, instrumentos de renta fija, cuotas de fondos, valores de intermediación financiera y de títulos extranjeros.

En los últimos diez años, la Bolsa de Valores de Santiago ha ido desarrollando sus tareas y operaciones, expandiéndose de un ámbito nacional a uno más internacional, siendo considerado entonces un espacio primordial para muchos inversionistas provenientes de cualquier lugar del mundo, al mismo tiempo que ser considerada como una aliada estratégica de otras bolsas localizadas en la región latinoamericana.

De igual forma, la Bolsa de Valores de Santiago ha impulsado la oferta de otros instrumentos financieros innovadores para el ámbito económico del país, tal como la creación de cuotas de fondos transables, o también denominado ETF; el Mercado de Derivados y el Mercado Venture.

Misión y Visión de la Bolsa de Valores de Santiago

 

  • Misión

La Bolsa de Valores de Santiago busca entregar a sus clientes o a sus participantes una infraestructura óptima de servicios, para promover un crecimiento adecuado del mercado de valores, al mismo tiempo que contribuirá al desarrollo económico y financiero de Chile.

 

  • Visión

Buscar el liderazgo en el ámbito de la industrial bursátil, presentando así un desarrollo óptimo de un mercado transparente, al igual que la oferta de unos productos y servicios de excelente calidad especialmente dirigido a los clientes o participantes de la Bolsa de Valores de Santiago.

 

Los pilares de la Bolsa de Valores de Santiago

 

  • Sostenibilidad y transparencia: la Bolsa de Valores de Santiago busca implantar una actuación de acorde a ciertos principios éticos, los cuales se basan principalmente en el cumplimiento de la normativa, de la regulación de las políticas de sostenibilidad de la empresa. Con esta situación se asegura un desarrollo adecuado de un mercado sostenible.
  • Servicio de calidad excelente: brindar un servicio orientado a unos resultados óptimos, a la vez que su calidad sea alta gracias al cumplimiento de lo establecido en su estructura y normativa.
  • Bolsa de valores innovadora: la Bolsa de Valores de Santiago en su actuación siempre procura anticiparse a todos los desafíos en materia financiera que pueden presentársele, poniendo atención principalmente a todas las necesidades de su clientela. Para contestar a dichas necesidades, pone a disposición las mejores oportunidades en las negociaciones a todas su clientela.

 

Convenios y colaboraciones presentes en la Bolsa de Valores de Santiago

 

La Bolsa de Valores de Santiago se presenta como miembro desde el año 1973 de la Federación Iberoamericana de Bolsas o mejor conocida como FIAB, y de la World Federation of Exchanges (WFE) desde el año 1991.

 

  • Federación Iberoamericana de Bolsas (FIAB)

Desde el 27 de septiembre de 1973, año de su fundación, presenta el objetivo de colaborar con diversas bolsas de valores (en total 23 según sus miembros) con el fin de conseguir un desarrollo y perfeccionamiento efectivo de los instrumentos financieros de todas esas bolsas de valores.

 

 

  • World Federation of Exchanges (WFE)

La World Federation of Exchanges (WFE) es una asociación que cuenta con 60 bolsas de valores de renta variable, futuros y opciones como miembros. Los profesionales pertenecientes a esta asociación son responsables de todo el ámbito de funcionamiento de los objetivos principales de todo el vasto mundo financiero.

 

  • Sustainable Stock Exchanges Iniciative

La Sustainable Stock Exchanges Iniciative es una iniciativa promovida por la Organización de la Naciones Unidas que persigue el principal fin de investigar la forma en que las bolsas de valores en el mundo, junto a sus inversionistas, legisladores y reguladores, pueden contribuir a la mejora de la sostenibilidad por parte de las empresas para ejercer operaciones más responsables. La Bolsa de Valores de Santiago es miembro de esta iniciativa.

Historia de la Bolsa de Valores de Santiago

Desde 1840 en la nación chilena se ha intentado crear los primeros vestigios de una bolsa de valores, pero para ese tiempo esto se logró sin ningún éxito. Sin embargo, para el año 1884, ya en Chile estaban en existencia aproximadamente 160 sociedades anónimas, obligando prácticamente a crear un establecimiento especial para estas entidades, y es así como empezó a crearse el mercado de valores en Chile especializado en transacciones de títulos.

 

Para el 27 de noviembre del año 1893 finalmente se funda la Bolsa de Valores de Santiago, lo cual significó un paso muy importante para vitalizar y dinamizar la economía chilena. Para su fundación definitiva ya existían en la nación chilena aproximadamente 329 sociedades anónimas, las cuales trataban temas relacionados a la minería en su mayoría.

 

Para las primeras décadas del siglo XX, las actividades de la Bolsa de Valores de Santiago aportó grandes ayudas a la economía chilena, presentándose como la principal referencia y plataforma para el desarrollo de un sin número de empresas, las cuales hoy en día forman parte del gran potencial económico e industrial que presenta Chile en el panorama internacional.

 

Sin embargo, las inevitables crisis y otras alternativas presentadas en el ámbito económico y político chileno, no han logrado afectar gravemente a la institución financiera que es objeto del presente artículo, ya que por el contrario, ha logrado aumentar sus reservas cada vez más en todos los años que han transcurrido desde su creación.

 

En suma, el mercado bursátil chileno ha logrado mantenerse estable de una forma muy positiva a lo largo de los años, presentando variaciones cíclicas positivas, manteniendo así ante toda su clientela o participantes una efectiva actividad y confianza financiera.

 

Funciones de la Bolsa de Valores de Santiago

La Bolsa de Valores de Santiago presenta cuatro funciones principales en su funcionamiento:

  1. Hacer más fácil el proceso del flujo ahorro – inversión

Esta primera función presenta como objetivo principal el hacer más factible el desarrollo de las transferencias de los recursos ofrecidos u oferentes ( es decir, de los ahorrantes ) entre los demandantes de los fondos ( es decir, los inversionistas ). El mencionado flujo – inversión en sí hace posible el desarrollo económico al colocar los recursos a manos de las inversiones que se presenten como altamente productivas.

 

En general, las bolsas de valores presentan también esta función, pero es ejecutado con ayuda de otros mecanismos, como por ejemplo:

 

  • Proceso de colocación de las acciones de pago.
  • Proceso de colocación primaria de los bonos o los denominados debentures.
  • Por medio de una intervención en los instrumentos que sean a corto plazo.
  • Por medio de diversas operaciones de Underwriting, es decir, por un contrato de colocación de una emisión de valores, ya sean bonos, acciones o debentures.

 

Por otro lado, como funciones bursátiles se destacan las siguientes:

 

  • Redistribución del ingreso.
  • Ayudar a fomentar el ahorro
  • Promover la participación del sector privado en la economía de la nación.
  • Formar grandes capitales.

 

  1. Optimizar la asignación de recursos

El proceso de transferencia de fondos entre oferentes y demandantes no siempre se obtienen buenos resultados. Para dicho proceso resulta indispensable asegurar la calidad de la inversión, en donde los recursos que estén disponibles sean asignados a otras opciones o alternativas que cuenten con más seguridad y rentabilidad. Este punto de vista debe estar orientado desde un índole privado y público o social, con el objetivo de asegurar una tasa de desarrollo económico adecuado.

 

Esta función contiene en si misma otras subfunciones, las cuales son:

 

  • Orientación de los ahorradores y de los inversionistas.
  • Anticipación de los eventos económicos.
  • Transparencia de los mercados financieros.
  • Libre disposición de los precios.

 

 

 

 

  1. Mercado Secundario

 

El proceso de financiamiento de las inversiones contiene un plazo de tiempo correspondiente a su maduración, el cual suele ser paralelamente prolongado. En esta función es necesario obtener capitales en un largo plazo, por medio de la emisión de cierto tipo de valor que tenga una larga duración, este sería el caso de los bonos o debentures.

 

De la misma forma, lo referente a la creación o proceso de expansión de una empresa, se necesitan de ciertos aportes relacionados a los capitales de larga duración o de plazo indefinido, y esto por medio de la emisión de acciones comunes o preferentes. Estas formas de obtención de recursos necesitan de ahorradores que estén abiertos a otorgar su capital o ponerlo a disposición por un largo periodo de tiempo.

 

Por otro lado, debido a cierta incertidumbre en los procesos financieros, no hay muchas  personas que estén dispuestas a adquirir dichos instrumentos, ya que buscan unos precios a favor de sus intereses, para enfrentar cualquier eventual pérdida de dinero.  Dicha liquidez solo puede ser garantizada por un mercado secundario eficaz, en donde participen libremente tanto compradores como vendedores, y en donde los precios estén determinados bajo un justo equilibrio de oferta y demanda.

 

Lo anteriormente señalado responde a la necesidad de un mercado que evite las distorsiones en los precios, la cual se da por prácticas desleales encontradas en los monopolios.

 

El mercado secundario de las Bolsas de Valores es la función y la característica más importante. Su nivel de perfeccionamiento será resultado de la captación de recursos en el sistema, ya que no es posible que exista un mercado de capitales sin la presencia de un mercado secundario con una completa estructura y funcionalidad.

 

Igualmente, dentro de esta función, se encuentran algunas subfunciones, las cuales son:

 

  • Difusión de la propiedad accionaria
  • Existencia o creación de un mercado continuo
  • Facilitar el cambio de tamaño de los activos financieros

 

  1. Regulación del mercado

 

Esta cuarta función se considera la más importante que toda Bolsa de Valores debería presentar en su estructura o desenvolvimiento de sus actividades. Esta función se basa principalmente en mantener un mercado ordenado, evitando las desregulaciones en los precios, y por otro lado, asegurar al público una efectiva confiabilidad en el sistema, evitándose así ciertas irregularidades, y en donde se asegure igualdad en oportunidades para todos sus participantes.

La regulación de los mercados de valores puede presentarse en dos formas:

 

  • Regulación interna:

En donde la reglamentación es dada por la propia Bolsa de Valores para asegurar su funcionamiento.

  • Regulación Externa:

La cual es establecida por los organismos a nivel estatal, como por ejemplo las comisiones de valores, las superintendencias, las contralorías, el Banco Central, entre otros.

 

Ingreso de Sociedades e Instrumentos a la Bolsa de Valores de Santiago

Es necesario saber que no todas las sociedades anónimas pueden participar en las actividades bursátiles de la Bolsa. Siguiendo a la Ley de Mercado de Valores, en ésta se obliga a determinadas sociedades denominadas abiertas, o aquellas que disponen de más de 500 accionistas, o que el 10 % de su capital esté en manos de un número mínimo de 100 accionistas. Por el contrario, las bolsas que se presentan como “cerradas” no pueden voluntariamente hacer la debida inscripción de sus acciones en el Registro de Valores, y por lo tanto proceder a cotizar en la Bolsa.

 

Por consiguiente, los emisores que logran inscribir sus acciones en el debido Registro de Valores, deberán por lo tanto entregar una solicitud de admisión a la Bolsa de Valores de Santiago. Una vez que sea aprobada esta solicitud, la sociedad de valores queda obligada a seguir una serie de normas o reglas específicas que darán paso a su permanencia en la institución, las cuales son:

 

  • Dar a conocer de forma periódica información financiera de cada una de sus operaciones.
  • Entregar de forma oportuna toda la información necesaria que toque todo lo relacionado a las juntas de accionistas y las correspondientes variaciones de capital.
  • Dar a conocer las posibles inversiones realizadas a otras sociedades de valores.
  • Dar a conocer sobre una posible disolución de la sociedad o sobre una eventual insolvencia.
  • Dar a conocer a la comunidad de la bolsa de valores todo hecho que pueda interferir o afectar la cotización de sus acciones en el ámbito del mercado de valores.

 

Para el caso de los emisores de instrumentos de renta fija y efectos de comercio que realicen procesos de oferta pública en la bolsa de valores, también por obligación tienen que inscribir sus correspondientes instrumentos en el Registro de Valores, siendo de índole optativa su correspondiente entrada a la cotización oficial en la bolsa de valores.

 

Por otro lado, si el emisor solicita su inscripción bursátil, deberá realizarla ante el Directorio de la Institución, presentando toda la información requerida para la emisión.

Una vez que se apruebe su solicitud, dicho emisor deberá igualmente cumplir o basar sus actuaciones bajo una serie de reglamentos dadas por la bolsa, lo cual asegurará su permanencia en la institución financiera.

 

Operaciones Bursátiles

 

  • Órdenes de Compra y Venta

 

Todas las operaciones relacionadas a la compra – venta de valores son llevadas a cabo en los sistemas electrónico y en el correspondiente Salón de Ruedas. En cuanto a la Sala de Ruedas, cualquier persona puede participar como observador para conocer la forma en que se desenvuelven las transacciones. Dicho salón presenta tres redondeles para llevar a cabo las operaciones y transacciones día por día, y en cada uno de ellos se encuentra un pregonero, el cual va diciendo por medio de un micrófono, las operaciones transadas o que van a ser operados en los sistemas electrónicos, y todo esto lo desarrolla a tiempo real.

 

Por otro lado, en el ámbito del mercado bursátil, toda persona interesada, ya sea natural o jurídica, puede realizar inversiones en sus espacios, sin importar su rango social o el monto monetario que va a invertir.

 

Para llevar a cabo una inversión, es necesario que la persona sea mayor de edad y que tenga derecho de propiedad y de transferencia totalmente a su nombre, ya que esto es muy importante en el proceso de los títulos a liquidar.

 

El comprador y el vendedor al participar en las operaciones de la bolsa de valores, deberán dirigirse a un corredor inscrito y autorizado por la Bolsa de Valores de Santiago. Para esto deberán completar un formulario especial, señalando específicamente qué va a comprar o vender en el ámbito financiero de la bolsa, además deberá señalar las condiciones a seguir por parte del corredor para que cumpla la orden, dichas condiciones podrían ser:

 

  • Establecer un precio determinado para la transacción, lo cual puede llevarse a cabo bajo las siguientes formas: por medio de poner la compra – venta bajo un precio de mercado, en donde el corredor buscará obtener un precio favorable a la plaza vigente. La otra forma se basaría en la fijación de un precio límite, en donde la orden de compra se fija un precio máximo, y en la orden de venta se da todo lo contrario, se establece un precio mínimo.
  • Realizar la transacción siguiendo una forma de pago, por ejemplo:
    • Pagadera Hoy ( PH ), es decir que la liquidación se hace el mismo día de la transacción.
    • Pagadera Mañana ( PM ), la liquidación se realizada al día siguiente de la transacción u operación.
    • Contado Normal, es decir, la liquidación se da hasta dos días después de haber realizado la operación.
    • Operación a Plazo ( OP ), a diferencia de las anteriores, la liquidación se realiza a partir de los 3 días hasta los 180 días como máximo.

 

El corredor por su cuenta lleva a cabo el mandato que le señaló el cliente, o bien puede mandar a un operador para que realice esta tarea en su lugar.

Sistemas de Negociación

Las transacciones realizadas en la Bolsa de Valores de Santiago se llevan a cabo por medio del pregón tradicional de Telepregón, que abarca un sistema de remate tradicional y un sistema de Remate Electrónico.

 

  • Sistema de Pregón

 

En este tipo de sistema, el corredor hace una operación de compra – venta de los títulos pero a viva voz, y en el momento que encuentra en la Sala de operaciones una contraparte que haga lo contrario, pero siguiendo sus mismas condiciones, se calza la operación. Sin embargo, si lo anteriormente mencionado no ocurre, el corredor puede llevar a cabo una oferta a firme, la cual se basa en demandar u ofrecer un papel a un determinado precio, en donde se deberá llenar una boleta especial indicando el lote y las condiciones de pago.

 

Todo lo anterior es procesado electrónicamente, lo cual se refleja inmediatamente en la pizarra electrónica del salón y en los correspondientes terminales de consulta encontrados en el Salón de Ruedas, al igual que en los departamentos de la Bolsa de Valores de Santiago, en las oficinas de los corredores, en las instituciones financieras, y en los organismos del sector público que están interrelacionados a la red de datos de la Bolsa de Valores de Santiago.

 

El tipo de oferta llamada “oferta a firme” la cual se menciona anteriormente, se presenta en el caso de que la oferta sea de compra, ningún participante podrá realizar la transferencia de ese valor a un precio menor, hasta que haya sido tomada. Por otro lado, si la oferta es de venta, no se podrán realizar transacciones a un precio mayor.

 

En el ámbito de la Bolsa de Valores de Santiago, este sistema de pregón con su “oferta a firme” se lleva a cabo en las operaciones del mercado de acciones, al igual que en el mercado de metales como el oro, el de divisas como el dólar, el amonedado, el de futuros, opciones y el de cuotas de inversión.

 

  • Sistema de Telepregón

 

Este tipo de sistema se basa en transacciones de acciones llevadas a cabo electrónicamente. Se pueden realizar transacciones de CFI, opciones, futuros, y dólares, las cuales son ingresadas a una red computacional por medio del corredor de valores.

 

Al ser ingresadas las ofertas en el sistema, éste realiza un proceso de verificación, el cual determina principalmente si se presenta compatibilidad entre ellas. Se ser esta verificación positiva, se calzarán automáticamente, y de ser negativa, el sistema las almacena y se da la “oferta a firme” para una posible calzación en un futuro, para que así pueda ingresar al sistema.

 

Por consiguiente, todas las ofertas que sean nuevas en este sistema, son ingresadas de forma automática en el sistema de información de la Bolsa de Valores de Santiago.

 

  • Sistema de Remate Electrónico

 

El sistema de Remate Electrónico de la Bolsa de Valores de Santiago está principalmente dirigido para los mercado de renta fija y de intermediación financiera. En este caso el corredor desempeña su rol como un intermediario entre los entes emisores y los clientes, obteniendo por ende recursos para dirigirlos al banco o a las sociedad emisores de efectos de comercio. Todas las operaciones realizadas bajo este sistema son registradas de manera oficial en la estructura de la Bolsa de Valores de Santiago.

 

Horario de la Bolsa de Valores de Santiago

La Bolsa de Valores de Santiago está operativa todos los días hábiles, exceptuando los días considerados como bancarios. La hora de apertura es dada a partir de las 9:30 de la mañana hasta las 16:30 horas en temporada de invierno y hasta las 17:30 horas de la tarde para el caso de verano.

 

Al terminarse todas las operaciones del día, se da paso al Cierre Oficial Diario, en el cual se registran todos los instrumentos o papeles que fueron transferidos o cotizados durante todo el día, señalando sus correspondientes condiciones y precios. Este cierre oficial puede ser de varios tipos, siendo los siguientes:

 

  • Comprador: es determinado si se observa que al final de todas las operaciones del día se encuentra que hay una compra pendiente.
  • Vendedor: es determinado si se observa que al final de todas las operaciones del día se encuentra que hay una venta pendiente.
  • Transacción: este caso es dado si en la última operación del día es correspondiente a una transacción efectiva.
  • Nominal: Si no se realiza ninguna transferencia durante el día de operaciones, y también se aplica si se observa que no queda ninguna oferta vigente al final del día.

 

Liquidación de Operaciones

Al finalizar todas las actividades de la rueda en la Bolsa de Valores de Santiago, se comienza por consiguiente un proceso un proceso basado en la liquidación de la operaciones, el cual consiste en la obtención del pago del comprador, y consecutivamente en la entrega de los valores en forma física, los cuales fueron negociados previamente a cargo del vendedor, y este proceso es solamente realizado por los corredores autorizados e inscritos en la Bolsa de Valores de Santiago.

 

Si se encuentra el caso de títulos nominativos, como por ejemplo las acciones, el proceso correspondiente de liquidación, el cual debe estar bajo una serie de formalidades o normativas.

 

Para comenzar con este proceso de liquidación, todo cliente vendedor deberá presentar de forma firmada uno o más traspasos al correspondiente agente corredor que realizó el rol como comprador, con el objetivo de que los compre el cliente que solicitó la compra.

 

Al momento en que se firmen los traspasos, serán inmediatamente enviados a la compañía correspondiente, la cual hace el proceso para registrar el nuevo propietario de los mencionados títulos.

 

  • Costo de una Transacción

 

En toda operación basada en la compra – venta de cualquier título, éstos están sujetos a ciertos gastos, los cuales serían:

 

  • Impuesto al Valor Agregado o IVA, colocado en la suma total de las partidas anteriores.
  • Derechos de Bolsa, los cuales son determinados por el Directorio de la institución financiera, y los cuales cambian también dependiendo del instrumento que sea objeto de la transacción.
  • Comisión del corredor, el cual puede ser totalmente variable o libre.

 

El papel de los Corredores en la Bolsa de Valores de Santiago

Si una persona desea ser corredor en la Bolsa de Valores de Santiago, necesitará cumplir con una serie de normas o requisitos, las cuales están estipuladas en la Ley del mercado de valores y los estatutos generales y reglamentos de las operaciones de la institución financiera.

 

Dichos requisitos pueden ser de carácter técnico, como de carácter legal, financiero y moral, los cuales están relacionados a las funciones básicas que debe desempeñar un corredor de bolsa en el ámbito de la Bolsa de Valores de Santiago.

 

En cuanto a las operaciones financieras o bursátiles que los corredores de bolsa mantienen con sus clientes, o ya sea con la misma bolsa de valores o con otros corredores participantes en la misma institución, están protegidas por ciertas garantías, las cuales serían:

 

  • Garantía sobre las operaciones realizadas a largo plazo, la cual garantiza la liquidación de las operaciones realizadas por el corredor de bolsa, en un plazo determinado.
  • Garantía especial, el cual garantiza el pago de los derechos de la bolsa, al igual que otro tipo de compromisos que el corredor mantenga en la institución financiera.
  • Garantía permanente, el cual cubre los compromisos mantenidos del corredor con otros corredores que también participan en las operaciones de la bolsa de valores.
  • Garantía legal, el cual garantiza de forma amplia el cumplimiento de todas las obligaciones de los corredores de bolsa.

 

  • Funciones de los corredores

La función principal de los corredores de bolsa es desempeñar un rol de intermediación entre los oferentes y los demandantes participantes en la Bolsa de Valores de Santiago, e interesados en el comercio de los valores mobiliarios. Los corredores prestan su apoyo y asesoría, en todo lo que tenga que ver con información y el comportamiento general del mercado de valores.

 

Dicho lo anterior, se pueden mencionar algunas actividades desempeñadas por los corredores de bolsa:

 

  • Orientación permanente y continua a todos los inversionistas, emisores y público en general en todo lo relacionado a la situación en general del mercado de valores, destacando sus aspectos específicos y más amplios, entregando por lo tanto el máximo de antecedentes a sus clientes, facilitándoles por ende la toma de decisiones con respecto a cualquier operación que quieran llevar a cabo en el ámbito de la Bolsa de Valores de Santiago.
  • Otra función de los corredores de bolsa es desempeñar un rol como depositarios de los valores pertenecientes a cada uno de sus clientes, los cuales serán mantenidos con una estricta seguridad y custodia.
  • A los corredores de bolsa igualmente les corresponde, siguiendo los convenios pactados con los emisores de forma previa, promover la presentación de nuevos valores al escenario del mercado de valores, para que todo le público conozca de su existencia y de la correspondiente participación del corredor sobre éste.

 

Instrumentos operables en la Bolsa de Valores de Santiago

 

  1. Acciones

Las acciones se pueden definir como instrumentos de renta variables, los cuales son procesados y manejados a manos de sociedades anónimas. Las acciones representan igualmente un título de propiedad en cualquier patrimonio de una empresa, en donde el comprador o dueño de esa acción pasa a ser dueño de una parte de la empresa de donde surgió la acción.

 

Para el emisor, las acciones significan una importante fuente de financiamiento, en donde tiene la potestad de ingresar nuevos recursos económicos a una determinada compañía. Es necesario mencionar que las acciones también son consideradas como un instrumento financiero de renta variable, y esto es debido a que la rentabilidad que dan los inversores depende del éxito económico y de la dinámica de la compañía. De estos aspectos es de donde nace la utilidad y ganancia a favor del inversor.

 

Entre los motivos principales que un inversor tenga para adquirir acciones, puede basarse en dos aspectos:

  • Obtener una mayor rentabilidad, por medio de las variaciones de los precios o dividendos. Estas variaciones de precios puede considerarse paralelamente como ganancia de capital, ya que en el mayor de los casos este aspecto es el principal factor de la rentabilidad en el mercado accionario. Por otro lado, los dividendos se pueden considerar como distribuciones realizadas de forma periódica en base a un ejercicio determinado. Dicha utilidad puede utilizarse para una futura reinversión o para la distribución equitativa entre los accionistas, o en relación al porcentaje de acciones que éstos posean.

 

  • En cuanto a conseguir el control de una compañía determinada, ya que esto se puede entender en la compra de paquetes de acciones en el mercado de valores. Su objetivo principal no es conseguir una rentabilidad a corto o largo plazo, sino que más bien, el dueño de la acción puede conseguir el manejo de la compañía a la cual proviene la acción, ya que tendrá derecho a voto gracias al derecho que le brinda la acción. Por ende, el titular será parte del directorio de la empresa, y la conducirá en base a la toma de decisiones que realice, junto con los demás miembros de la mesa corporativa. Esta razón es de carácter mucho más importante que la obtención de rentabilidad.

 

  1. Instrumentos de renta fija

Los instrumentos de renta fija negociados en los espacios de la Bolsa de Valores de Santiago, son considerados como aquellos títulos representativos de obligaciones, con un periodo de largo o mediano plazo, los cuales pueden ser emitidos tanto por instituciones privadas como públicas. La obtención de este tipo de valor le facilitará al propietario el financiamiento de obras de infraestructura, de actividades productivas económicamente, y de otras capitalizaciones.

 

La emisión de este tipo de instrumentos, es igualmente un método de financiamiento al igual que en el caso de las acciones, sin embargo son diferenciadas de éstas por el nivel de compromiso que se toma en cuenta al adquirirse. Con el financiamiento por medio de la emisión de instrumentos de renta fija, significa o implica, que el compromiso de la devolución del capital sujeto a prestación y del pago de los correspondientes intereses sobre la cantidad económica de financiamiento, es fijado en un riguroso plazo. En suma, los recursos obtenidos significan o se traducen en un pasivo exigible, es decir, en deuda.

 

En cuanto a la cotización de los instrumentos de renta fija, se realiza en relación a su valor par, es decir, que el capital es no amortizado, incluyéndose también los intereses ganados y no pagados, o mayormente conocidos como devengados, con sus correspondientes reajustes.

 

La cotización de un valor par en un instrumento de renta fija, significará que se presentará un precio base en el cual se podrá calcular en el caso que se presente una ganancia de capital si se da el caso de pago por parte del emisor, o también si aparece el caso de una liquidación anticipada del determinado valor en el ámbito del mercado secundario.

 

Por lo general, en el momento en que se cotizan los instrumentos tomando en cuenta su valor par, se obtiene inmediatamente una relación de rentabilidad, o el llamado retorno efectivo esperado. Ésta se irá verificando a medida que el emisor vaya realizando el pago, o también en el momento en que el determinado título sea transable en el mercado secundario.

 

Para el caso de la Bolsa de Valores de Santiago, estos títulos de renta fija son clasificados siguiendo el tipo de emisor, es decir, si son parte del Estado o del sector privado, en donde se diferencia entre títulos públicos o privados. Los títulos de renta fija que son transables en los espacios de la Bolsa de Valores de Santiago son los siguientes:

 

  • Bonos de Reforma Agraria ( CORA )
  • Bonos de Reconocimiento, los cuales eran anteriormente emitidos por las cajas de previsión social establecidas anteriormente y por el Instituto de Normalización Previsional.
  • Certificados de Ahorro Reajustables, los cuales son emitidos por medio del Banco Central de Chile.
  • Pagarés para Instituciones de Previsión Social
  • Pagarés Reajustables de Tesorería
  • Pagarés Dólar Preferencial
  • Pagarés Portador Banco Central
  • Pagarés capítulo 18 y 19
  • Pagarés de Tasa Flotante
  • Pagarés del Banco Central de Chile con el pago de cupones
  • Pagarés compra cartera
  • Debentures
  • Letras de Crédito Hipotecario
  • Bonos Bancarios y Bonos Leasing

 

  1. Instrumentos de intermediación financiera

Los instrumentos de intermediación financiera, son definidos como los títulos representativos de obligaciones, y en cuanto a su periodo de tiempo, comúnmente son de corto plazo, representando emisiones con un carácter único, sin serie.

 

En suma, estos instrumentos son emitidos con el objetivo principal de financiar cualquier gestión de corto plazo, o para utilizarlo en las operaciones como un instrumento encargado de regular en el sentido monetario. Para el comprador, este tipo de instrumentos representan en él como una gran oportunidad de ahorra, en donde se le ofrece la ventaja de aprovechar las fluctuaciones presentes en la tasa de interés en el corto plazo.

 

La cotización de estos instrumentos en la Bolsa de Valores de Santiago es realizada por medio de la aplicación de una cifra de descuento, la cual se basa en la actualización del monto final o en el valor de un retorno de pagaré, relacionada al mismo tiempo a una tasa de interés llamada tasa de descuento. Por medio de este proceso se consigue el valor inicial o el valor de captación.

 

En la práctica esto se refleja de una forma particular, ya que la tasa de descuento que es aplicada a los diversos instrumentos financieros, mantiene una relación directa con las tasas de interés de corto plazo presentes en el mercado bursátil.

 

Este descuento por lo general presenta una vigencia de 30 días, pero cuando ésta es reajustable, es unida a una tasa real, por lo que ahora su vigencia tienen un periodo de 365 días.

 

Estos tipos de instrumentos de intermediación financiera se pueden clasificar de dos formas: de carácter público y de carácter privado, estos a su vez se pueden dividir en:

 

  • Pagarés Descontables del Banco Central
  • Pagarés Reajustables del Banco Central
  • Pagarés Descontables de Tesorería

 

  1. Mercado del dólar

Mecanismos utilizados en la Bolsa de Valores de Santiago en la inversión extranjera

  • Regulaciones realizadas al flujo de capitales con relación a lo concerniente a las Inversiones

 

  • Inversiones realizadas por No residentes en Chile

 

En el ámbito de la Bolsa de Valores de Santiago puede participar cualquier persona, ya sea extranjera, es por ello que toda persona que viva fuera de territorio extranjero deberá cumplir una serie de pasos.

 

En primer lugar, para la persona o inversor extranjero que desee participar en las actividades de negociación de la Bolsa de Valores de Santiago, deberán en primer lugar notificar al Banco Central de Chile para comenzar el proceso de registro. Dicho registro se debe llevar a cabo por medio del Mercado Cambiario Formal.

 

Específicamente, para llevar a cabo este procedimiento, todas las pautas están señaladas en el Capítulo XIV reflejado en el compendio de Normas de Intercambio Internacional del Banco Central de Chile.

 

Igualmente, este no es el único proceso disponible para llevar a cabo inversiones por parte de residentes extranjeros, los cuales presentan cada uno sus requisitos específicos, estando al mismo tiempo sujetos a diversos niveles de escrutinio. Sin embargo, a pesar de todos estos procedimientos, siempre el inversor extranjero debe pasar en primer lugar por el Banco Central de Chile para conseguir la autorización previa para comenzar a invertir en la Bolsa de Valores de Santiago.

 

Si se quiere optar por la inversión de tipo DL 600, la persona para formalizar este proceso, debe realizar un contrato entre el Estado de Chile, por medio del Comité de Inversiones Extranjeras, el cual se realizará entre el inversor, y quien se compromete a llevar a cabo todas las inversiones bajo la moneda extranjera, siendo de sencilla convertibilidad, tecnología, bienes de capital o créditos relacionados a los proyectos basados en inversión extranjera.

 

El plazo para hacer posible este proceso, se enmarca en un periodo de 3 años, exceptuando los casos en donde se presenten proyectos dedicados al sector minero. En el mencionado caso, el periodo de tiempo se puede ver modificado de 8 hasta 12 años para casos especiales. Por otro lado, los proyectos que presenten un valor monetario por más de 50 millones de dólares estadounidenses, tienen un periodo de aproximadamente 8 años.

 

  • Beneficios para los inversionistas

 

Comparte para que otros puedan también!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email