ıllı » Aplicaciones operación fuera mercado compra-venta « ↓

Llamamos aplicación a un tipo de operación fuera del mercado consistente en una compra-venta de acciones de manera simultánea, en dicha operación interviene un solo participante utilizando como intermediario la misma Agencia o Sociedad.

Existe la opción de hacerse esta compra-venta con un valor diferente de la cotización oficial, dentro de unos límites y  siempre que no se perjudique al resto de los actores compensando a quienes vean afectadas las operaciones realizadas dentro del mercado en ese momento.

Algo, a primera vista, tan insensato como venderse a uno mismo, tiene, en realidad, razones de naturaleza fiscal y contable, esto es: casar el cierre del balance social con unas cifras determinadas y  adecuar la tributación del IRPF para los particulares o  bien, en su caso, del Impuesto de Sociedades, mediante las plusvalías y minusvalías latentes afloradas en la operación.

Plataforma Web

Forex & CFD: DEMO GRATIS
Plataforma Web: Chat Social

Copy Trading

Copie señales de trading
¡Invertir con los mejores!

¡Broker Profesional!

Spreads Fijos: Sin comisiones
Alto Apalancamiento: Buen soporte

Esta práctica suele quedar fuera del alcance del pequeño inversor debido a que el importe mínimo de la operación es de 300.000€. A pesar de ello, también llamamos aplicación a la compra-venta simultánea de acciones propias, dentro del mercado, con el objetivo de conseguir a niveles fiscales una variación del patrimonio que nos favorezca. En este caso, la operación, sí está al alcance de cualquier inversor. Para que esto salga rentable hay que hacer las cuentas con cuidado y seguir  una estrategia de inversión que previamente habremos diseñado. Vamos a verlo en un ejemplo:

Partimos de una base imponible de 40.000€ de los que 10.000€ provienen de plusvalías a corto plazo.  El tipo marginal que grava los últimos 5.260€ de plusvalías es del 32%.

Teniendo 100 acciones adquiridas a 60€ hace menos de un año y teniendo en cuenta que en este momento se cotizan a 40€, ordenamos una compra-venta simultanea para aflorar unas minusvalías para así poder contrarrestar las plusvalías precedentes.

ıllı » Aplicaciones operación fuera mercado compra-venta « ↓

Con esta operación podemos conseguir un ahorro inmediato en nuestros impuestos del 32% de 2042.25 = 653.52 menos 35 de gastos.

Pero este resultado aparentemente positivo no es real, pues, nuestro ahorro se reconvertirá en plusvalía cuando se produzca la  venta de acciones pues hemos modificado a la baja su precio. Entonces donde están las ventajas de este tipo de operación?  Nuestra esperanza es que, en el momento en que tengamos que abonar  los impuestos, el tipo impositivo que se nos aplique sea más bajo, algo que compensaría de manera sobrada los gastos de la operación.

Si mantenemos la inversión por un periodo superior a dos años el tipo nominal de tributación sería del 20%. En realidad sería incluso menor si tenemos en cuenta el mínimo exento, pongamos 20.000€ y los coeficientes correctores de la inflación. Con un tipo de tributación real del 16%, tendríamos una tributación de 2007.25*16% =321.16€ (aquí descontamos los gastos, pues estos no tributan). De esta manera conseguiríamos un ahorro neto de: 653.52-321.16-35=297.36€.

Teniendo en cuenta todo lo expuesto, podemos decir que para que una aplicación resulte  rentable requiere:

ıllı » Aplicaciones operación fuera mercado compra-venta « ↓
  1. La pérdida latente debe ser significativa, es aconsejable un mínimo del 10%.
  2. Que tengamos un tipo marginal alto.
  3. Aquí encontramos tres opciones:
  4. La inversión a largo plazo, para poder obtener rentabilidad a través de la diferencia entre tipos a largo y a corto plazo.
  5. Con una inversión a corto plazo, consideramos que el año tiene unos ingresos excepcionalmente buenos y, por tanto, nuestra previsión sea que los tipos tributarios futuros sean menores. En caso contrario, si los ingresos son excepcionalmente malos lo que afloraríamos sería plusvalías.
  6. Con una inversión a muy largo plazo que mantendremos en todo caso. De esta manera compensaríamos las minusvalías a través de las plusvalías que obtendremos de los fondos de inversión.

Debemos tener en cuenta que los Bancos cargan las compras con fecha valor del mismo día de la operación mientras que para abonar las ventas, por norma, lo hacen el día siguiente. Así que debemos realizar la operación en una cuenta con saldo suficiente como para cubrir la operación y no tengamos que asumir penalizaciones por descubierto que podrían reducir nuestros márgenes de beneficio.

Para evitar este inconveniente, es aconsejable, realizar este tipo de operaciones a través de Sociedades y Agencias de Valores, estas, tardan tres días en liquidar las operaciones, tanto las de compra como las de venta y por tanto no nos expondremos a gastos ni penalizaciones que puedan hacer peligrar la rentabilidad de nuestras operaciones.